El lifting líquido, más allá de la «cara de Instagram»

EL LIFTING LÍQUIDO, MÁS ALLÁ DE ZOOM Y LA “CARA DE INSTAGRAM”

 

¿Exageración? ¿Nueva realidad? Se sabrá con el paso del tiempo, cuando se puedan analizar con perspectiva y datos las tendencias estéticas que nos están acompañando durante este 2020, marcado por la crisis de la covid19. Hablo de las noticias que relacionan la demanda de tratamientos de medicina estética con las relaciones sociales a través de las redes digitales y con el teletrabajo guiado por plataformas de video. Ya se pueden leer nuevos términos como “cara de instragram” o se escucha que los pacientes se infiltran este u otro producto para salir bien en las reuniones profesionales por videoconferencia.

 

La demanda de medicina estética no es algo que haya nacido con la pandemia. Muy al contrario, su incremento en la última década es significativo, por la reducción de costes que supone en relación a una cirugía estética y por el menor riesgo que, lógicamente, tienen estos procedimientos en los que no hay que entrar en el quirófano y no hay que estar bajo los efectos de una anestesia general.

 

Los procedimientos de medicina estética más conocidos son los rellenos o fillers,en inglés: botox, ácido hialurónico y plasma rico en plaquetas. Parece natural que, en estos meses, primero de confinamiento y ahora de movilidad restringida, se busquen soluciones rápidas y donde existan, en principio, menos posibilidades de contagio. Digo en principio, porque los quirófanos son hoy por hoy sitios muy seguros, donde se cumplen todos los protocolos de seguridad frente al coronavirus, pero es natural que se sienta uno más  a salvo en una clínica donde a los veinte minutos sale con su tratamiento realizado. Pero, insisto, es sólo una cuestión de percepción del riesgo.

 

 

El botox es el más antiguo en cuanto a éxitos. Paraliza las arrugas de expresión y se comienza a aplicar pasados los cuarenta, también según cada caso y el estado de la piel. La toxina botulínica impide el movimiento muscular que produce el pliegue o arruga, logrando presentar así un rostro liso, protegido de los efectos del tiempo.

 

El ácido hialurónico es un producto que se puede comenzar a  usar antes porque tiene más funciones. La más importante es la de hidratar, ya que su composición en agua es elevadísima. Al hidratar, nutre, aporta luminosidad, frescura y, en definitiva, un aspecto joven a la cara. A los treinta puede ser útil para estar siempre guapa y también como herramienta estética preventiva.

 

Sin embargo, si hay una sustancia que sirva para prevenir el envejecimiento esa es el Plasma Rico en Plaquetas, también conocido por sus siglas iniciales PRP. Se trata de un concentrado de plaquetas que se obtiene de la sangre centrifugada del paciente. Tras extraerse una muestra que varía entre los 20cc y los 60cc, se separa el contenido en distintas fracciones y la que se inyecta para rejuvenecimiento es la que posee un índice más alto en factores de crecimiento.

 

El PRP participa en la síntesis del colágeno y la elastina, con lo cual es importante su contribución al llamado lifting líquido, que nos ocupa.

 

Este lifting líquido, el rejuvenecimiento facial sin entrar en quirófano, se complementa con otras sustancias como vitaminas y productos de distintas marcas.

 

Resulta más sencillo insistir en este tipo de procedimientos más económicos que someterse a un lifting facial con cirugía. Es posible que por este motivo, aparezcan esas caras sobreinyectadas, sobretratadas, con excesos que alejan la belleza de toda naturalidad. No por sencillo el procedimiento debe dejar de estar en manos de los profesionales, que deben aconsejar donde, cómo y cuándo.

 

No hay que abusar de volúmenes, cantidades y plazos de reposición, que en los rellenos vienen a tener una duración de seis meses.

 

Antes de acudir a las clínicas de estética con una idea preconcebida o un deseo basado en la opinión o experiencia leída en internet o incluso de las propias amigas, siempre es recomendable preguntad a los especialistas.

 

 

 

 

 

Moisés Martín Anaya es cirujano plástico, estético y reparador y miembro de Todocirugíayestética.

 

Autor: Moisés Martín Anaya

mranya!7845

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *