¿Cómo afecta el tabaco a tu boca y dientes?

Problemas en la boca que causa el tabaco

 

El tabaco es el peor enemigo de la boca y los dientes especialmente las encías siendo sus efectos muy nocivos.
Contribuye al desarrollo de enfermedades periodontales tales como gingivitis y periodontitis.

 

El efecto que produce el tabaco provoca enfermedades de las encías al afectar la unión de los huesos y los tejidos blandos de los dientes.

 

Fumar, interfiere con el funcionamiento normal de las células del tejido de las encías. Esta interferencia hace que los fumadores sean más susceptibles a infecciones y también parece afectar el flujo sanguíneo a las encías, lo que puede afectar la cicatrización de las heridas.

 

 

Manchas en los dientes

 

Uno de los efectos del tabaquismo son las manchas en los dientes debido a la nicotina y el alquitrán del tabaco.

 

Puede hacer que sus dientes se pongan amarillos en muy poco tiempo, y los fumadores empedernidos a menudo se quejan de que sus dientes están casi marrones después de años de fumar.

 

 

Altera la placa bacteriana

 

Se vuelve más propensa a causar infecciones y altera el riego sanguíneo, lo que complica el tratamiento posoperatorio agudizan el dolor y ralentizan la recuperación de los tejidos.

 

 

Precáncer oral

 

Produce una lesión de la mucosa oral es una de las enfermedades más peligrosas provocadas por el tabaquismo. Casi el 80% de los casos de cáncer oral se deben al tabaco.  Su tardío diagnóstico provoca la muerte de uno de cada cuatro pacientes afectados.

 

 

Halitosis

 

Provoca un olor propio sumado por otras sustancias que se añaden al cigarrillo como el alquitrán y múltiples aditivos. Todo esto agrava la halitosis originada por otras causas.

 

Además, provoca sequedad e irritación de las mucosas de la boca, las vías respiratorias y digestivas altas lo que contribuye a la falta de oxigenación e higiene de la boca.

 

 

Soluciones y tratamientos

 

  • Si fumas o usa productos de tabaco, una manera de reducir el riesgo de problemas de salud bucal es cepillarse los dientes dos veces al día, después del desayuno y antes de acostarse, y usar hilo dental una vez al día.

 

  • Programa citas regulares, según las indicaciones de tu dentista, para limpiezas y chequeos dentales profesionales.

 

  • Si es posible, deja de fumar o al menos reduce la cantidad.

 

 

¡Es por el bien de tu salud y tu calidad de vida en general!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes: 65Ymas, mayormente.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *