Vitaminas que nos ayudan a superar la ansiedad

 

¿Qué alimentos contienen estas vitaminas?

 

Existe una serie de nutrientes fundamentales cuando se trata de reducir los niveles de ansiedad, entre ellas se encuentran las vitaminas del grupo B.

La vitamina B1 es importante para equilibrar los niveles de azúcar en sangre, que son un factor importante en los niveles de ansiedad.

 

La  B3 juega un papel crucial en la síntesis de serotonina y se ha demostrado que ayuda con la ansiedad en dosis de 1,000-3,000 mg por día.

La  B5 es compatible con las glándulas suprarrenales, lo que reduce los niveles de estrés y ansiedad.

 

La B9 (también conocida como folato o ácido fólico) y la vitamina B12 son importantes para equilibrar los estados de ánimo depresivos.

 

 

 

La vitamina B6 junto con el magnesio pueden equilibrar la ansiedad que se produce junto con el síndrome premenstrual.

 

Los alimentos excelentes para obtener las vitaminas B incluyen:

 

  • Hígado
  • Carnes
  • Granos integrales
  • Papas
  • Plátanos
  • Legumbres
  • Levadura nutricional y melaza.

 

El calcio y el magnesio son esenciales para nutrir el sistema nervioso y prevenir ansiedad, inquietud, o la irritabilidad.

 

Las verduras de hoja verde son ricas en magnesio, junto con cereales integrales, legumbres, nueces, semillas, carne de res, pollo, pescado y caldos de huesos.

 

Los ácidos grasos esenciales, ya sea del aceite de pescado o de las semillas (como la chía, la linaza y el cáñamo) también son útiles para reducir la frecuencia y la gravedad de los ataques de pánico y ansiedad.

 

La deficiencia de vitamina D: se ha relacionado con ansiedad, depresión y trastorno afectivo estacional (SAD). El cuerpo produce su propia vitamina D como respuesta a la exposición a la luz solar. Se encuentra en los huevos y los pescados grasos.

 

La vitamina C: también conocida como ácido ascórbico, se encuentra en muchas frutas y verduras como naranjas, pimientos rojos, col rizada, coles de Bruselas, brócoli, fresas y toronjas.

 

Una naranja grande le proporciona el 100 por ciento del valor diario (DV) de vitamina C de 60 mg para adultos y niños mayores de 4 años.

La vitamina C ayuda a reforzar el sistema inmunitario. Además, crea noradrenalina y serotonina, hormonas relacionadas con el bienestar y la energía.

 

El magnesio es fundamental y lo encontramos en gran fuente: espinacas, hojas de nabo, hojas de mostaza, judías verdes y algas marinas.

Otras fuentes de calcio incluyen productos lácteos, sardinas, semillas de sésamo, brócoli y apio.

 

Las hierbas albahaca, tomillo, romero, orégano, eneldo y menta también son buenas fuentes de calcio, al igual que la canela.

 

Importante

 

Llevar una dieta equilibrada que contenga todos los nutrientes y vitaminas adecuados, es esencial para estar en salud.

Pero, si los síntomas no le puedes controlar, lo más seguro es acudir a un médico para un tratamiento profesional.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes: Desansiedad.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *