Por qué los reproches no nos llevan a ningún lado 

Por qué los reproches no nos llevan a ningún lado 

 

Los reproches, ay, ¡los reproches! Ese sentimiento terrible que hacemos sobre personas que nos han hecho daño o nos han decepcionado. Ese momento el que abrimos la caja de Pandora y de pronto la porquería de meses o de años sale y explota contra nuestra pareja, nuestro familiar o nuestro amigo en cuestión. Ese momento en el que de repente todo lo bueno que hemos vivido se olvida, y solamente entran en juego las cosas que no salieron bien, las decepciones, los desastres, el dolor. ¿Realmente lleva a algún lado reprochar las cosas que aguantamos o por las que pasamos de largo, cuando simplemente no podemos más? Estas son las razones por las que los reproches NO llevan a ningún lado, por mucha razón que sintamos que tenemos.

 

 

  • El pasado debe estar en el pasado. Recordar y reprochar una cosa o una situación de hace determinado tiempo no hace más que hacer daño a dos personas: a la que emite el reproche en cuestión y a quien lo recibe. Si hace mucho tiempo de una cosa en concreto y se pasó página, ha de pasarse de verdad, no puede ser una cosa que se refresque con el tiempo para volver a sufrir.

 

  • Un dolor enquistado. Cuando sentimos la necesidad de reprochar simple y llanamente estamos demostrándonos a nosotros mismos que hay algo en nuestro interior que sigue abierto. Una herida que no ha cicatrizado, que está ahí, abierta y supurando todavía. A veces, la necesidad de reprochar es un acto reflejo para que el otro sufra lo mismo que nosotros, pero aunque en una primera instancia esto nos favorezca, al final no nos hará sentir mejor.

 

  • Cuando la otra persona se aleja. Sí, aunque la persona que reprocha sienta que está en su derecho, ese sufrimiento gratuito tiempo después puede traducirse en que el otro se aleje por completo.

 

 

 

 

 

Imágenes: Pinterest

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *