Gemidos durante el sexo: ¿Qué los provoca?

 

 

Los gemidos son una respuesta natural al esfuerzo. Los pulmones responden a la excitación, lo que provoca una contracción de los músculos de la laringe. También lo hacemos para comunicar lo bien que se siente.

 

Los gemidos y otras respuestas no verbales, como los gruñidos, pueden ser la respuesta del cuerpo al esfuerzo físico, incluido el sexo o, por ejemplo, el levantamiento de pesas.

 

Si tu cuerpo está experimentando algo intenso, como levantar algo pesado o participar en una actividad sexual estimulante, un gemido o gruñido es una forma de liberación.

 

¿Los gemidos en el sexo que significan?

 

La mayoría de las veces son un buen indicador de que algo está funcionando, y el silencio un indicador de que no.

 

Según los expertos un beneficio importante de los gemidos sexuales, es que si son genuinos demuestran que la pareja no es indiferente; cualquier ruido es mejor que un silencio absoluto.

 

Aquí es donde se pone complicado: no todo el mundo se siente muy cómodo dejando escapar sonidos que no le son familiares, por lo que la comunicación es clave.

Siempre es importante que consultes con tu pareja para asegurarte de que lo que está haciendo le sienta bien (ya sea que esté gimiendo o no).

 

Presta atención al lenguaje corporal de tu pareja mientras gime. Un buen gemido suena como si estuvieran disfrutando, mientras que un mal gemido es más una reacción más aguda y gutural. Es probable que el cuerpo retroceda ante el toque.

 

 

 

¿Los gemidos mejoran el sexo y agregan un toque de fuego?

 

Umm, absolutamente. Gemir es súper sexy y demuestra que es una experiencia positiva, dicen los expertos en el tema. La gente quiere sentir que está haciendo un buen trabajo en la cama.

 

Es muy erótico escuchar la confirmación. Es algo natural que vale la pena disfrutar y tiene muchos efectos positivos entre ellos:

 

  • Fortalece la autoestima de la pareja
  • Ayuda liberar prejuicios y tabúes en torno al sexo
  • Potencian el deseo sexual
  • Inspira pasión en la pareja

 

 

No existen razón para reprimirlos, son reacciones naturales como el disfrute propio. No temas expresar tus emociones, déjalas que salgan libremente de tu cuerpo.

 

 

¡Sentirás mayor placer y liberación!

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes: FMDOS, El ciudadano.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *