Por qué apostar por una celebración postboda

En un mundo donde todavía no sabemos si las bodas volverán a celebrarse como siempre, nosotras seguimos soñando e imaginando. Y en esta ocasión hablamos de las celebraciones nupciales que se extienden mucho más allá del propio día de la boda. Hablamos de la postboda y no, no solo de hacerse fotografías de nuevo vestidos con vuestras mejores galas, sino de otra fiesta, mucho más modesta. ¿Por qué estamos a favor de una celebración postboda?

 

 

 

  • Una boda sin la presión de la boda. Sí, parece algo incongruente, pero no lo es. Será de nuevo una fiesta -puede que al día siguiente, o a los dos días- donde volvéis a ser los grandes protagonistas junto a vuestros seres queridos, pero sin el estrés y los nervios que pueden suponer el mismo día del enlace. La fiesta será más breve, pero también intensa.

 

  • Algo íntimo. Por supuesto, la lista de invitados se reduce considerablemente. Nadie quiere otra boda con ciento cincuenta, sino algo íntimo, tal vez con vuestra familia más cercana y los amigos de verdad. Unos treinta sería más que suficiente. Lo bueno de esto es que tendrás oportunidad de hablar con cada uno de ellos, no como el día de la boda, que normalmente hay tanta gente que es difícil gestionar una buena conversación con todas y cada una de las personas que han tenido el detalle de venir contigo a verte casar.

 

  • Algo informal. No hace falta que pongas un menú de categoría, simplemente se trata de una celebración con las personas más allegadas para festejar de una manera más cercana vuestra felicidad de recién casados. Puedes hacer un menú de picoteo o contratar a un catering. De esta manera estaréis relajados y además todo el mundo comerá cosas buenas pero normales que se alejan del típico menú de boda que ya han degustado.

 

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes: Pinterest

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *