Beneficios del té de rosa mosqueta

Beneficios para la salud del té de rosa mosqueta

 

El té de rosa mosqueta es una deliciosa mezcla floral que se ha utilizado como remedio herbal durante siglos. Este té dulce y picante ofrece una combinación única de sabores para atraer a las papilas gustativas.

 

También se utiliza la planta para hacer aceite de rosa mosqueta, que se aplica en aromaterapia junto con otros aceites esenciales y aceites de semillas para inducir la relajación.

 

El aceite de rosa mosqueta se utiliza para cuidar la piel, de hecho, lo encontramos en muchas cremas y tratamientos faciales por un elixir de juventud.

 

Fortalece el sistema inmunológico

 

Contiene cantidades particularmente grandes de vitamina C y vitamina A, que favorecen al sistema inmunológico.

 

El contenido de vitamina C también es responsable del sabor dulce y ácido de este remedio a base de hierbas.

 

Al igual que el té verde, también contiene altas cantidades de antioxidantes y flavonoides que apoyan la salud inmunológica.

 

Estos antioxidantes combaten los radicales libres que pueden causar estrés oxidativo y una serie de problemas de salud.

 

También contiene vitamina E, un poderoso antioxidante que protege contra el envejecimiento prematuro y otras enfermedades degenerativas.

 

 

Ayuda a la digestión

 

Cuenta con propiedades antiinflamatorias que ayudan a calmar los músculos del estómago para prevenir los calambres estomacales, la acidez y la hinchazón.

 

También ayuda a mejorar la absorción de nutrientes gracias a la alta concentración de antioxidantes.
Contiene flavonoides que junto con las enzimas digestivas trabajan en conjunto para ayudar a descomponer los alimentos de manera más eficiente.

 

 

Puede ayudar a perder peso

 

El té de rosa mosqueta puede ayudar a controlar el peso y acelerar la pérdida del mismo.
Un estudio publicado por Dovepress examinó los efectos del té de rosa mosqueta en personas pre-obesas.

 

El estudio fue un ensayo clínico aleatorizado en el cual treinta y dos participantes pre-obesos recibieron extracto de rosa mosqueta o un placebo durante 12 semanas.

 

Los participantes que tomaron rosa mosqueta tenían una grasa visceral abdominal significativamente menor que los que tomaron el placebo.

 

 

Revitaliza la piel

 

La rosa mosqueta realiza un trabajo interno produciendo elastina y colágeno ayudando a que la piel se mantenga firme. Se aconseja su uso luego de la exposición solar, para evitar el fotoenvejecimiento.

 

 

¿Cómo preparar un té de rosa mosqueta?

 

  • Pon agua a hervir en una tetera o en una olla sobre la estufa.
  • Agrega una cucharadita de té de rosa mosqueta orgánico en la taza.
  • Vierte el agua hirviendo en la taza con el té y deja reposar durante 10 a 15 minutos.
  • Luego lo cuelas.

 

¡Agrega edulcorante si lo deseas y disfruta!

 

 

 

 

 

 

Imágenes: Aboutespañol, freepik.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *