Cómo entrenar la fuerza de voluntad para crecer como persona 

Mejora tu fuerza de voluntad

 

Ay, la fuerza de voluntad. Qué difícil es a veces contar con ella o mantenerla. Muchas veces nos ponemos a nosotras mismas la excusa de que si no hemos nacido con ella no hay nada que hacer. Pues nada más lejos de la realidad. Si no hemos nacido con ella lo tendremos un poco más difícil, pero eso no quitará para que consigamos ejercitarla, entrenarla y de paso mantenerla a nuestro lado. Estos son nuestros consejos para que la fuerza -de la voluntad- te acompañe.

 

 

  • Se acabaron las excusas. No las importantes, pero sí las nimias. Es que estoy cansada, es que no me apetece, ya lo haré, ya habrá tiempo, no es tan relevante ahora mismo… Se acabó. Fuérzate a ti misma porque si no lo haces tú no lo hará nadie. La fuerza de voluntad sirve para hacernos la vida más fácil y para tenerla más organizada cuando perseguimos un objetivo concreto. Si queremos lograr algo muy específico y no nos ponemos a ello será muy difícil que eso se cumpla.

 

  • Metas alcanzables y no imposibles. Hay que tener en cuenta que no todos llegamos a todo y que no por eso somos menos que nadie o eso es un problema en absoluto. Ponte objetivos que sepas que vas a cumplir, que eres capaz y que vas a hacerlo en un tiempo concreto y determinado. Si no llegas te frustrarás y lo pasarás mal, tanto que al final abandonarás el objetivo, que es conseguir lo que te propones gracias a tu fuerza de voluntad.

 

  • Perdónate cuando no consigas lo que has pensado. No te castigues, la perfección no existe y nadie lo es, aunque muchos vayan de perfectos y lo proclamen a los cuatro vientos. Date tiempo, espacio y momentos para la reflexión. Lo superarás y cuando lo consigas la felicidad será doble.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes: Pinterest

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *