Claustrofobia por el encierro ¿Cómo nos afecta?

 

 

Claustrofobia en confinamiento 

 

La claustrofobia se describe generalmente como un miedo irracional a los espacios cerrados y se estima que afecta a entre el 5 y el 7% de la población mundial.

 

El acontecimiento que nos tocó vivir por cuarentena puede provocar un gran malestar psicológico en muchas personas, aislarse en soledad, afrontar el miedo y pasar muchas horas sin salir de casa puede desencadenar en emociones negativas.

 

Las personas que sufren de ansiedad y las distintas manifestaciones sobrellevarlo puede resultar mucho más difícil. Sobre todo, si la persona tiene que estar encerrada en un lugar pequeño, donde puede aumentar sus síntomas intensamente.

 

Ocurre lo mismo con las personas que no pueden estar quietos en el mismo lugar, o que tienen problemas de impulsividad.

 

 

¿Qué se puede hacer para combatir la claustrofobia en estos días?

 

Los expertos en psicología brindan algunos consejos que podrían ayudar a las personas a sobrevivir en este período de encierro.

 

 

Fijarse tareas

 

Hacer cosas productivas te van a ayudar a una actitud más positiva. Puedes reorganizar algo que siempre has querido hacer, estudiar algo. tratar de sacar el pensamiento del sentirte atrapado.

 

 

Llevar una rutina

 

Intenta mantener la rutina de los días previos a la cuarentena. Darte y acostarte a la misma hora, eso te va ayudar a tener una mejor calidad de sueño.

 

 

Evita obsesionarte

 

Trata de evitar mirar informativos o página web solamente que traten del coronavirus, puedes hacerlo, pero una cantidad limitada de tiempo.

 

 

Comunicación

 

Es fundamental que te puedas mantener comunicado con tu familiares y amigos aprovechando todos los recursos que ofrece la tecnología. De esa manera estarás distraído y estarás tranquilo que se encuentran bien de salud.

 

 

Practica ejercicio

 

Puedes mirar algún vídeo con profesionales que proponen clases divertidas, o también realizar yoga, meditación guiada, es muy buena manera para bajar los niveles de estrés y ansiedad.
Lo fundamental es mantenerte ocupado. Puedes limpiar la casa, cocinar, reparar algo, leer.

 

 

Toma sol

 

Puedes abrir la ventana, salir a la terraza o al jardín, o realizar un pequeño paseo ya que en algunos lugares puedes hacerlo.

 

Recuerda que necesitas vitamina D para fortalecer los huesos expandir los pulmones y equilibrar el sistema nervioso y respiratorio. Eso lo puedes lograr exponiéndote al sol 15 minutos diarios.

 

Si los síntomas no mejoran, y tu diagnóstico es claustrofobia, puedes verte más afectado. Por lo tanto, puedes buscar ayuda médica de un especialista, si es posible por vía telefónica.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes: Merca2,Mujerhoy.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *