Sedentarismo: ¿Qué es y cómo combatirlo?

Qué es el sedentarismo 

 

El sedentarismo es un problema que afecta a muchas personas en todo el mundo y puede producir múltiples trastornos en nuestra salud.

 

Por definición implica una baja o nula actividad física. En las sociedades modernas muchas de las actividades laborales que no exigen moverse, y las personas pasan muchas horas sentadas, adquiriendo hábitos poco saludables, como ser malas posturas, y mala alimentación, todo favorece a tener una salud más frágil.

 

Señala la OMS que en los últimos años ha aumentado y se ha transformado en una epidemia, además de ser la causa del 6% de los fallecimientos del planeta. El organismo asegura que la inactividad física puede causar problemas de cáncer de colon, diabetes, cardiopatías e infarto agudo de miocardio.

 

Los principales problemas del sedentarismo se relacionan con la baja calidad de vida y el deterioro de la salud; además contribuyen al incremento del sobrepeso y la obesidad.

 

¿Qué puede causar el sedentarismo?

 

Investigaciones recientes están comenzando a confirmar los riesgos para la salud asociados con un estilo de vida sedentario.

Los estudios ahora han demostrado consistentemente que llevar un estilo de vida sedentario puede contribuir a:

 

  • Obesidad
  • Diabetes tipo 2
  • Algunos tipos de cáncer
  • Enfermedad cardiovascular
  • Muerte temprana

 

Los períodos prolongados de inactividad pueden reducir el metabolismo y afectar la capacidad del cuerpo para controlar los niveles de azúcar en la sangre, regular la presión arterial y descomponer las grasas.

 

Esto demuestra que es fundamental reducir la cantidad de tiempo de sedentarismo además de hacer más ejercicio.

 

 

¿Cómo prevenir el sedentarismo?

 

Practicar 30 minutos de actividad física a diario es una de las principales formas de evitar ser una persona sedentaria.

Podemos cambiar los hábitos para movernos más y mejorar nuestra salud.

 

 

Entre esos cambios podemos implementar:

 

  • Viajar de pie en lugar de sentado en el transporte público
  • Ir caminando al trabajo
  • Caminar durante las pausas para el almuerzo
  • Configurar recordatorios para ponerse de pie cada 30 minutos cuando se trabaja en un escritorio
  • Dar un paseo o ponerse de pie durante los descansos para tomar café o té
  • Pasar más tiempo haciendo las tareas del hogar, especialmente bricolaje o jardinería
  • Recibir llamadas telefónicas afuera y caminar al mismo tiempo
  • Pasar algo de tiempo libre estando activo en lugar de mirar televisión o jugar videojuegos
  • Levantarse y caminar durante los comerciales de televisión
  • Usar las escaleras en lugar de usar el ascensor

 

 

 

Importante

 

Debemos entender que la inactividad, sin duda, conduce a graves desequilibrios metabólicos y hormonales.

 

Cuando nos sentamos demasiado, incluso nuestro cerebro comienza a cambiar. En otras palabras, nuestro cerebro se reconfigura para adaptarse al aumento de la inactividad.

 

Fuimos hechos para movernos, y nuestros cuerpos mueren y sufren si no lo hacemos.
Muévete, obtendrás mejor calidad de vida y salud.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes: Quiero cuidarme, Saber vivir.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *