Recomendaciones para una buena lactancia

¿La lactancia es imprescindible para un recién nacido?

 

Organizaciones mundiales como la OMS, y la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP) sugieren que las madres de todo el mundo amamantan exclusivamente a sus bebés durante los primeros seis meses de vida.

 

Esto significa que no hay otro alimento o bebida además de la leche materna durante el primer medio año de vida del bebé. También recomiendan que se continúe la lactancia materna durante al menos el primer año; y que se agreguen alimentos adicionales a partir de los seis meses.

 

La leche materna está hecha a medida para tu bebé, en cada etapa de su desarrollo, desde recién nacido hasta niño pequeño, y cambia de acuerdo con sus necesidades diarias. Existen miles de ingredientes diferentes en la leche materna, la gran mayoría de los cuales no se pueden reproducir artificialmente.

 

No se recomienda la leche de fórmula además de la lactancia. Tus senos deben recibir estimulación frecuente a través de la lactancia para que pueda producir un buen suministro de leche tanto ahora como en el futuro.

 

Para implementar la alimentación con biberón, se recomienda esperar hasta que el suministro de leche esté bien establecido y la lactancia materna funcione normalmente.

 

 

Recomendaciones para tener una lactancia exitosa

 

  • Los pediatras aconsejan el primer contacto con la piel después del parto es durante las dos horas siguientes al nacimiento. De esa manera le va a resultar más fácil y eficaz succionar y aprender a mamar inmediatamente.

 

  • Si el bebé está sano y tú también lo ideal es que lo tengas durante los primeros 70 minutos luego de nacido. Colócalo piel con piel sobre tu pecho desnudo espera un ratito y verás cómo empieza a succionar con fuerza.

 

  • Solicita tener a tu bebé contigo las 24 horas del día para poder amamantar lo que demande.

 

  • Debes colocarte en una posición correcta ya que las grietas y la baja producción láctea están relacionadas con la postura incorrecta para dar de mamar.

 

  • No le añadas biberón ya que si tu hijo no succiona no se llenará.  Caer en la tentación de darle un biberón no es recomendable.

 

  • No al chupete hasta que la lactancia esté bien establecida para que no se confunda con la succión del pezón.

 

  • Descansa todo lo que puedas ya que muchas noches que pasarás en vela dándole una toma tras otra. Si puedes haz una siesta para recuperar tu cuerpo, tus nervios y estar con energía para el bebé.

 

 

 

Ante cualquier duda consulta con los profesionales encargados de vigilar tu salud y la de tu bebé. La lactancia puede ser algo complicado al principio, pero luego te acostumbras, y todo resulta más fácil.

Es la manera más económica y sana de alimentar a tu pequeño.

 

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes: Guía del niño,Hola.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *