Tendinitis: causas y tratamientos

Las causas y los tratamientos de la tendinitis 

 

La tendinitis es la inflamación o irritación de los tendones, las gruesas cuerdas fibrosas que fijan los músculos a los huesos.

Esta afección produce mucho dolor y molestias justo al lado de una articulación, es más común en la zona del hombro, del codo y de la rodilla, pero puede aparecer también en la cadera, los tobillos y las muñecas.

Se le conoce por nombres populares: codo de tenista, el codo de golfista, el hombro de nadador o la rodilla de saltador. Si la tendinitis es grave puede conducir a la ruptura del tendón, que suele necesitar reparación quirúrgica.

 

 

 

 

Las causas de la tendinitis pueden ser diversas

 

  • Mala postura en el trabajo o en el hogar

 

  • Enfermedades que pueden debilitar los músculos como gota o artritis reumatoide.

 

  • Adultos de mayor de 40 años de edad, en donde los tendones envejecen y toleran menos estrés, son menos elásticos y se rompen con mayor facilidad.

 

  • Realizar actividades repetitivas.

 

 

¿En qué lugares se produce la tendinitis?

 

  • Base del pulgar
  • Codo
  • Hombro
  • Cadera
  • Rodilla
  • Tendón de Aquiles (conecta los músculos de la pantorrilla con el hueso del talón)

 

Qué la produce: con mayor frecuencia es causada por un impacto repetitivo y menor en el área afectada, o por una lesión repentina y más grave.

 

Síntomas: Uno de los principales síntomas de la tendinitis es el dolor en el sitio del tendón y el área circundante. El dolor puede ser una acumulación gradual o repentina y severa, especialmente si hay depósitos de calcio.
Tratamientos para la tendinitis

 

 

Algunos remedios caseros básicos:

 

  • Descansar o elevar el tendón según las indicaciones del médico

 

  • Aplicar calor o hielo

 

  • Tomar medicamentos como analgésicos antiinflamatorios aspirina, ibuprofeno, y naproxeno.

 

  • Envolver el área en una venda de compresión hasta que la inflamación desaparezca.

 

  • Hacer estiramientos y ejercicios para desarrollar fuerza y mejorar la movilidad en el área.

 

 

Importante

 

La tendinitis debe tratarse lo antes posible, ya que de prolongarse en el tiempo la inflamación del tendón puede existir el riesgo de que se rompa. Pero, es raramente necesario recurrir a la cirugía.

 

Si la condición es grave, el médico puede recomendarte terapia física, inyecciones de corticosteroides, o soportes como férulas o bastón.

 

Para algunas personas, puede reaparecer y convertirse en un problema crónico o a largo plazo. Si los movimientos repetitivos o el uso excesivo que te llevaron a tener tendinitis, debes cambiar esos comportamientos para reducir el riesgo de desarrollarla nuevamente después de que sane.

 

 

 

 

 

 

Imágenes: Hola, Poder y placer.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *