El decálogo para vivir tranquila el verano de la nueva normalidad

Las claves para este  nuevo verano 

 

Es posible, muy posible, que a estas alturas, no tengas nada claro qué va a ser de ti en estos meses de verano. Quizá, y en vista de los preocupantes rebrotes de la covid19 en España y fuera de nuestras fronteras, estés esperando para planificar tus vacaciones, o hayas tenido que cambiarlas porque tu lugar de destino elegido es uno de los afectados por nuevos contagios.

 

Igual te encuentras entre el grupo de personas que tiene miedo  a contraer la enfermedad y ha decidido no salir este año para evitar males mayores. Debes pensarlo bien, sobre todo si tienes niños a tu cargo, porque es importante que, tras el confinamiento, puedan distenderse al aire libre, practicar deporte y compartir actividades con otros niños. En tu caso y, si no tienes niños también, necesitas salir para recuperar tu vida dentro de la nueva situación, y, aunque te cree ansiedad, el remedio puede ser peor que la enfermedad porque un aislamiento prolongado puede dar lugar a estrés, fobias, trastornos obsesivos y depresión.

 

La recomendación general es que te integres respetando las reglas, las normas de tu lugar de destino y las generales con el fin de dar seguridad a los tuyos, a ti misma, y a las personas de tu entorno. Debes ser responsable porque no sólo importa tu salud sino la de todos los que te rodean. Por este motivo, también debes pedir respeto a las personas con las que te vayas encontrando en lugares de ocio, si no cumplen las normas. Por ejemplo, guardar las distancias entre sombrillas en la playa, en los lugares comunes del camping y hoteles, sitios de turismo, etc…Si te ves en peligro debes pedir con educación que se pongan la mascarilla y que guarden la distancia de seguridad debida. Lo debes hacer con asertividad, es decir, con respeto, pero con firmeza.

 

 

 

Además, desde Clínicas Origen, te recomendamos este decálogo. Para pasar este nuevo verano con la mayor tranquilidad posible debes:

 

  1. Tener claras las medidas de seguridad para todos los miembros de la familia.

 

  1. Haber normalizado previamente las salidas en el entorno natural en el que nos movemos habitualmente, y haber integrado las medidas para evitar masificaciones y contagios.

 

  1. Avisar a los niños antes de viajar de que algunas excursiones habituales a lo mejor no se pueden hacer por las nuevas normas. Es importante que lo tengan claro.

 

  1. Ofrecer a los más pequeños alternativas para esas actividades ahora no permitidas. Es bueno que sean ellos quienes den las ideas.

 

  1. Organizar en grupo las actividades a realizar en familia en cuanto al tiempo de ejecución y las medidas de protección.

 

  1. Elegir lugares adaptados a las necesidades del grupo, con prioridad para las de los más pequeños.

 

  1. Asumir que los espacios públicos son para convivir y es lo que vamos a tener que hacer durante las vacaciones. La actitud debe ser de respeto y entendimiento.

 

  1. Ser prácticos, porque no podemos controlar todo y a todos y ni debemos ni podemos pasarnos el día discutiendo por éste o aquel detalle.

 

  1. Entender que, mucho más en estos casos, existen las  diferencias de criterio, que todos quieren lo mejor para los suyos y que no toman decisiones para fastidiarnos.

 

  1. Evitar las críticas en voz baja a las personas de nuestro alrededor («mira estos, que se han puesto aquí al lado»), o ponerles mala cara. Las críticas de estas características, tienen alta probabilidad de derivar en conflicto y puede acabar amargándonos el día de playa o de camping.

 

 

Parece mucho, pero no lo es. Trata de interiorizarlo y que seas muy feliz este verano.

 

 

 

Pilar Conde es directora técnica de Clínicas Origen

 

 

 

 

 

 

Imágenes: Pinterest

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *