¿Necesitas una crema solar para el rostro y otra para el cuerpo?

Protege tu rostro y tu cuerpo

 

 

Aunque es posible utilizar el mismo protector para el rostro que para el cuerpo, lo ideal es elegir productos diferentes, según la farmacéutica Rocío Escalante, titular de Arbosana Farmacia.  “Las características de la piel y sus necesidades no son las mismas. La piel del rostro es mucho más sensible y está más expuesta al sol, por lo que es normal necesitar un factor de protección más alto. La piel del cuerpo, en general, es más seca y resistente, aunque también hay que protegerla del sol”.

 

 

3 razones que te convencerán para elegir una crema solar para el rostro y otra para el cuerpo

 

  • Al elegir una crema solar para el rostro, podemos adecuarla a nuestro tipo de piel: grasa, mixta, normal o seca. De esta manera evitamos problemas posteriores, por ejemplo, en las pieles con acné, elegir un fotoprotector no comedogénico, oil free y con acabado mate es fundamental.

 

  • Muchas cremas solares para el rostro incluyen activos antiedad, despigmentantes, antioxidantes… que no suelen estar presentes en los solares para el cuerpo. Si, además de evitar las quemaduras, quieres prevenir otros daños del sol como el fotoenvejecimiento, es importante elegir un protector solar de amplio espectro que aporte un plus.

 

  • Los formatos de las cremas solares faciales y de las corporales son diferentes y están pensados para adecuarse a cada zona. Para el rostro se utilizan fluidos y cremas, mientras que para el cuerpo podemos elegir leches, bálsamos, aceites, brumas o sprays que se aplican más fácilmente que las cremas, y son más adecuados para zonas más amplias. Es más práctico elegir un formato que nos resulte cómodo para que así no nos dé pereza reaplicar tantas veces como sea necesario (cada dos horas y siempre después del baño o de haber sudado mucho).

 

 

 

 

En verano no sirve la crema hidratante con factor de protección

 

Otra duda frecuente al elegir el protector solar en verano es si es suficiente con una crema hidratante que tenga factor de protección y la respuesta es no. En estos meses es aconsejable, no solo para ir a la playa o a la piscina, también para el día a día, utilizar un protector solar facial. Las cremas hidratantes con SPF no suelen presentar filtros tan altos como los fotoprotectores. Además, al aplicarlas no solemos ser tan generosos como como la crema solar.

 

 

 

¡No te olvides de proteger los labios!

 

Mención especial merece la piel de los labiosmucho más fina que la del resto del rostro. Los labios también sufren las consecuencias de la radiación solar (aunque no sean tan visibles, pueden sufrir quemaduras, que podrían dar lugar a un carcinoma). Por eso es fundamental utilizar un bálsamo con factor de protección 30 o superior. Deberíamos reaplicarlo igual que la crema solar cada dos horas y siempre después del baño.

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes: Rocío Escalante

Autor: Judit Sancho Freiría

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *