Senos: ¿cómo cuidarlos durante y después del embarazo?

Consejos para cuidar los senos durante el embarazo

 

Los senos son una zona muy delicada de nuestro. Durante el embarazo se hinchan y los tejidos se dañan, por lo tanto, es muy importante tomar las precauciones adecuadas para protegerlos antes, durante y después del embarazo, especialmente si vas a amamantar.

 

Los cambios en los senos son normales durante el embarazo y pueden continuar hasta el parto y más allá. Las fluctuaciones hormonales, el aumento del flujo sanguíneo y la producción de calostro podrían provocar dolor e incomodidad.

 

En este período comienzan a volverse sensibles e inflamarse. Además, los pezones pueden volverse resecos, pigmentados y desarrollar grietas.

 

 

Masajes e hidratación

 

Es importante mantener la humedad alrededor del área del pezón. Puedes hacer esto usando aceite de oliva o aceite de coco y masajear suavemente los pezones antes del baño.

 

Masajear los senos con aceite de coco también puede ayudar en la circulación sanguínea, levantarlos, mantenerlos firmes y evitar la flacidez de los senos que es común durante el embarazo.

 

 

Conseguir el sujetador adecuado

 

Dado que continúan aumentando de tamaño a partir del primer trimestre, es posible que debas cambiar el tamaño de tu sostén varias veces.

 

Recuerda usar el sostén del tamaño correcto para evitar asfixia e incomodidad. Evita sujetadores apretados y sujetadores con aros. En su lugar, opta por sujetadores de algodón suavemente acolchados. Los sujetadores con aros tienden a dificultar la producción de leche al bloquear los conductos de leche.

 

También puedes buscar sostenes que le ofrezcan el respaldo adecuado para la espalda, que es esencial para el crecimiento de sus senos.

 

 

Termina tu ducha con agua fría

 

Los cambios de peso y las fluctuaciones hormonales son las que dañan los senos y debilitan sus tejidos.

 

Para fortalecerlos, evita tomar duchas demasiado calientes y termina con una fuerte ducha de agua fría en ellos. No debe ser demasiado fuerte, pero debe ser fría para reafirmar los senos.

 

 

Buena higiene

 

Los pezones pueden derramar una pequeña cantidad de calostro, la primera leche materna. Puedes usar un paño de algodón o una almohadilla de lactancia desechable para absorber el líquido.

 

 

Realizar ejercicio

 

Debes mantenerte activa para sentirte saludable, además el ejercicio favorece la tonificación de los músculos y los ligamentos que se estiran a medida que los senos se vuelven más pesados.

 

Es ideal que realices ejercicios de estiramientos suaves y trabajes con pesas livianas.Los cambios pueden ser diferentes en todas las mujeres.

 

Algunos pueden ser profundos, en otros casos notar cambios mínimos, de todas maneras, es bueno cuidar la salud de tus senos y consultar con el médico en caso de cambios inusuales.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes: Guíainfantil,Vix.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *