Cómo evitar que el baile de novios sea un drama

Bailes para tu boda

 

El baile de novios es una de las cosas de las bodas que más suelen preocupar a los novios. Al fin y al cabo, no muchas personas tienen el ritmo en las venas y pueden sentirse libres como pájaros para hacer piruetas, bailar y no dar vergüenza ajena al prójimo según estás en la pista. Sin embargo, aunque te pueda parecer difícil hay muchas maneras de evitar que el baile se convierta en la peor parte de la boda.

 

 

 

El baile que no es un baile

Para empezar, has de estar tranquilo o tranquila: ¡el baile no es obligatorio! Al igual que todo lo que tiene que ver con el evento en cuestión, es opcional y por supuesto tiene que ser algo que os parezca bien a los dos. Si los dos estáis de acuerdo en que va a ser un sufrimiento, simplemente pasad del tema. No hace falta abrir la barra libre o el momento de baile en cuestión con una coreografía, poned música muy alto y que se den por enterados de que todo empieza.

 

 

 

El baile con estilo libre

 

Si os apetece abrir el baile pero no tenéis ritmo ni ganas de poneros a pensar en una coreografía entonces os proponemos que bailéis libremente. Escoged una melodía que os represente, o una canción que sea movida y os recuerde el uno al otro, a fiesta, a mar, a vacaciones, y simplemente bailad como si estuvierais solos. Si además, la canción en cuestión tiene una letra reconocible todos los invitados pueden incluso cantar con vosotros.

 

 

 

Un baile muy trabajado

 

Pero si lo que te apetece de verdad es que los invitados se queden con la boca abierta entonces te invitamos a que te trabajes un baile en pareja con coreografía. No te compliques: un tango sencillo o incluso un vals pueden ser la solución.

 

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes: Pinterest

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *