Penetraciones dolorosas: causas y soluciones

Causas de las penetraciones dolorosas y como aliviarlas 

 

Las penetraciones dolorosas también conocidas como dispareunia, puede causar problemas en la relación sexual de una pareja.

 

Además del sexo físicamente doloroso, también existe la posibilidad de efectos emocionales negativos. Por lo tanto, el problema debe abordarse tan pronto como surja.

 

 

Causas de las penetraciones dolorosas

 

En muchos casos, una mujer puede experimentar relaciones sexuales dolorosas si no hay suficiente lubricación vaginal.

Cuando esto ocurre, el dolor puede evitarse si la mujer se relaja más, si aumenta la cantidad de juego previo o si la pareja usa un lubricante sexual.

 

  • No hay suficiente lubricación. Esto muchas veces ocurre por la falta de juegos previos. Una caída en los niveles de estrógeno después de la menopausia o el parto o durante la lactancia también puede ser una causa.

 

  • Se sabe que ciertos medicamentos afectan el deseo sexual o la excitación, lo que puede disminuir la lubricación y hacer que el sexo sea doloroso. Estos incluyen antidepresivos, medicamentos para la presión arterial alta, sedantes, antihistamínicos y ciertas píldoras anticonceptivas.

 

  • Lesiones, traumatismos o irritaciones. Así como también inflamación, infección o trastorno de la piel. Una infección en el área genital o el tracto urinario puede causar relaciones sexuales dolorosas.

 

  • Vaginismo. Estos espasmos involuntarios de los músculos de la pared vaginal pueden hacer que la penetración sea dolorosa.

 

  • Anormalidad congénita. Un problema presente al nacer, como la ausencia de una vagina completamente formada (agenesia vaginal).

 

 

 

Factores emocionales pueden influir en penetraciones dolorosas

 

Las emociones están profundamente entrelazadas con la actividad sexual, por lo que podrían desempeñar un papel en el dolor sexual. Los factores emocionales incluyen:

 

  • Problemas psicológicos: ansiedad, la depresión, las preocupaciones sobre tu apariencia física, el miedo a la intimidad o los problemas de relación pueden contribuir a un bajo nivel de excitación y a la consiguiente incomodidad o dolor.

 

  • Estrés: los músculos del piso pélvico tienden a tensarse en respuesta al estrés. Esto puede contribuir al dolor durante las relaciones sexuales.

 

  • Historia de abuso sexual: no todas las personas con dispareunia tienen antecedentes de abuso sexual, pero si ha sido abusado, puede desempeñar un papel.

 

 

 

¿Cómo aliviar las penetraciones dolorosas?

 

Busca el consejo de un médico lo antes posible para saber cuáles son los factores que influyen.

 

Ejercita el suelo pélvico, que te puede ayudar a tener control sobre los músculos que se contraen involuntariamente.

 

Practica relajación para evitar la tensión que sientes en el cuerpo. Te va ayudar a aflojar los músculos. El aprender estas técnicas te ayudará a aliviar la tensión corporal y reducir los sentimientos de ansiedad.

 

 

 

 

 

 

Imágenes: Eme de Mujer, Diario El Día.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *