Golpes de calor en el bebé: ¿Cómo actuar?

 

Cómo actuar con los golpes de calor en los bebés

 

 

Los niños menores de cinco años son más propensos a sufrir golpes de calor. Es ocurre por exponerlo a temperaturas muy elevadas, lo cual afecta funciones vitales más aún cuando se trata de niños pequeños. Puede terminar en muerte si no se trata con rapidez.

 

 

Señales que nos indican que el niño sufre un golpe de calor

 

  • Irritabilidad
  • Irritación de la piel en cuello, pecho y axilas
  • Piel seca y caliente
  • Aparición de calambres musculares
  • Vómitos
  • Desmayos
  • Pérdida de conciencia
  • Dolor de cabeza

 

 

También puede ocurrir que produzca deshidratación y fiebre de más de 40 grados. Si no se actúa rápidamente puede llegar el coma parte del bebé.

 

 

¿Cómo actuar ante un golpe de calor?

 

 

 

 

 

Si tenemos la sospecha de que el niño sufrió un golpe de calor, en cuanto empezamos a notar los primeros síntomas debemos acudir rápidamente a un centro de salud. Mientras tanto sí tenemos que esperar a la emergencia médica, debemos intentar reducir la temperatura corporal siguiendo las siguientes recomendaciones:

 

 

  • Hay que suministrar suero oral o agua al bebé, en caso de ser lactante darle el pecho.
  • Buscar un lugar sombreado y fresco al que trasladar al niño.
  • Aflojarle la ropa y quitarle las prendas innecesarias.
  •  Aplicar un paño mojado con agua fresca en la frente, nuca, muñecas, axilas o ingles para reducir la temperatura corporal.

 

Medidas para prevenir un golpe de calor

 

  • Ofrecerle líquidos como agua o zumos naturales a los bebés con frecuencia.

 

  • Si el niño ya come alimentos sólidos, darle comidas ligeras a lo largo del día frescas o a temperatura ambiente.

 

  • En los días que hace calor bañarle con más frecuencia en agua fresca.

 

  • Limitar el ejercicio, que no realicen los niños pequeños ejercicio físico excesivo en las horas más calurosas. Proponer juegos más tranquilos que eviten la deshidratación.

 

  • Vestirlos con ropa ligera, de algodón, color claro, holgada y que deje transpirar.

 

  • Cuando hace mucho calor mantener a los niños en lugares sombreados, con aire acondicionado o ventiladores si es posible.

 

  • Evitar dejarlos dentro del coche mucho tiempo, y nunca dejarlo solo dentro de un coche cerrado o de un local sin ventilación.

 

  • Los días de calor no utilizar mochilas portabebé, ya que pueden transmitir calor al pequeño.

 

Importante

 

La prevención es la principal medida que tienen que adoptar los adultos para evitar niños en frente al golpe de calor.

 

 

Recuerda que pueden causar alteraciones en los órganos del bebé si son muy prolongados. Los adultos tenemos que evitarlos, tomando todas las medidas preventivas necesarias.
Somos responsables del cuidado y la salud de nuestros niños.

 

 

 

 

 

 

Imágenes: Bebés y más, Saber vivir.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *