Las 7 diferencias del pan artesano y natural

 

 

7 Trucos para diferenciar entre el pan artesano y el pan natural

 

 

No hay nada más mediterráneo que el pan y, aunque sea un bien que no falta en ninguna mesa española a la hora de las comidas, no siempre elegimos de la manera correcta. Un pan artesano es el resultado de un trabajo que requiere ingredientes naturales y de calidad, trabajo y paciencia.

 

 

Como consecuencia de ello, el pan es más fácil de digerir, dura más tiempo fresco y más saludable y rico. Leon the Baker, el obrador “SIN” y ECO preferido de los amantes del pan, de venta online y offline, nos da todos los trucos para diferenciar el buen pan y que no te den gato por liebre.

 

 

Un pan artesano no tiene una forma perfecta. En una panadería artesana, el panadero realiza cada pieza de forma única, ningún pan es igual a otro, solo lo son los industriales, hechos a máquina.

 

 

 

 

Desconfía de la miga muy blanca

 

Cuanto más blanca es la miga, peor es el pan porque estará elaborado con una harina muy refinada y nada saludable puesto que ha perdido gran parte de sus nutrientes.

 

 

Además, si la miga se estira como un chicle, estamos ante un pan elaborado mediante procesos industriales y que ha seguido una fermentación rápida.

 

 

El buen pan dura fresco unos días

 

Si al día siguiente el pan está duro y reseco, es que es industrial. Un pan artesanal puede durar fresco y esponjoso más días si lo conservamos envuelto en un paño de tela. 

 

 

Un pan natural y artesano, pesa

 

Aunque parezca que un pan pesado es más difícil de digerir, sucede al contrario. Los panes industriales apenas pesan 20 gramos, mientras que uno artesano puede triplicar ese peso.

 

 

Corteza crujiente

 

Un buen pan se reconoce por su corteza color pardo, más gruesa que la del pan industrial y muy crujiente.Además, debe mantener estas propiedades durante el tiempo que el pan esté fresco.

 

 

El buen pan tiene un olor y sabor característico

 

Aunque parezca algo obvio, si el pan no huele es que no ha reposado el tiempo suficiente para que se desarrollen los ácidos orgánicos responsables de ese olor tan auténtico. El buen pan sabe a campo, a semillas… tiene el aroma de la masa madre y de la harina. El pan industrial siempre sabe igual.

 

 

Un pan artesano proporcionará una buena digestión

 

Nuestro estómago sabrá distinguir el pan hecho de manera natural, con masa madre, fermentación reposada, buenas harinas… Además, nos aportará además todas sus propiedades nutricionales, sin grasas y con un bajo índice glucémico. Porque este es otro de los falsos mitos de este manjar, el pan, en cantidades moderadas, no engorda.

 

 

 

 

 

Autor: Júlia Gonzalvez Ferrer

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *