¿Cómo quitar el chupete al niño? ¿Cómo hacerlo de manera adecuada?

 

 

Consejos para quitar el chupete al niño

 

 

El chupete tiene la función de calmar al bebé o tranquilizarlo mediante la satisfacción que le produce su reflejo de succión. Además, tiene muchos beneficios durante la primera etapa del desarrollo.

 

 

Nunca debes ofrecérselo demasiado pronto, nunca antes del mes y medio hasta que no esté bien instaurada la lactancia materna. La recomendación de los pediatras es que el bebé deje el chupete antes de los 3 años. Es una edad ideal, ya que cuando comienza la educación infantil no es recomendable usarlo.

 

 

En muchos casos se usa el chupete antes de ir a la cama es posible que lo vaya abandonando espontáneamente de manera gradual, hasta olvidarse de su existencia, no de un día para otro.

 

Consejos para que el niño deje el chupete

 

 

Si el niño ya tiene 18 meses y usa chupete hay que ir pensando en quitárselo, con paciencia, con cariño y sin miedo.

 

 

Hacerlo de manera gradual

 

El chupete su amigo, lo tranquiliza, por lo tanto, no hay que obsesionarse y hacerlo de manera gradual. Esperar el momento adecuado hasta que vaya ignorándolo por completo. Evita hacerlo si coincide con la llegada de un nuevo hermanito, o con un cambio de guardería, o con el paso al colegio, para que le genere estrés.

 

 

Habla con él

 

Recuérdale que ya es mayor, que va a la escuela, que no necesita chupete y que le puede traer problemas a futuro en sus dientes.

 

Tomar medidas drásticas

 

No coloques sustancias amargas o lo amenaces, tampoco decidas castigarlo, porque eso no suele funcionar y es contraproducente.

Recompénsale y bríndale cariño

 

Premia su conducta en las ocasiones que pueda dejarlo por el mismo. Trata de reforzar su conducta, puedes darle un beso o un abrazo, un pequeño juguete, para que se sienta reconfortado.

 

Date tiempo

 

Tienes que tener paciencia para que el niño abandone el hábito, lo va a ir haciendo poco a poco.

 

Importante

 

Recuerda que no es un adulto es un niño pequeño que está desarrollando su vida en todos los niveles, hay que procurar entenderlo y apoyarlo.

 

 

La paciencia y el cariño son primordiales en cualquier experiencia que sea un cambio para tu bebé. De esa manera se convierte en un niño querido, contenido y feliz.

 

 

 

 

 

Imágenes: El mundo, Sapos y princesas.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *