Menopausia precoz y celiaquía, íntimamente relacionadas

 

 

La relación entre la menopausia precoz y la celiaquía

 

 

Sobre todo si se ha producido un diagnóstico tardío del perjuicio que supone la intolerancia permanente a las proteínas del gluten. Esta posibilidad no se suele estudiar en los exámenes de salud de inicio del embarazo por consistir en un gran número de pruebas y test.

 

 

Quedarse embarazada ignorando que se padece celiaquía puede significar problemas de salud de gran calado para el bebé, hasta el punto de poder sufrir un aborto espontáneo en el primer trimestre de gestación.

 

 

Bajo este diagnóstico pueden nacer niños con bajo peso,  a la vez que las carencias de vitaminas y minerales que produce, algunas como la falta de ácido fólico, pueden asociarse a enfermedades como la espina bífida y los defectos del tubo neural.

 

 

 

 

Podemos achacar también a la celiaquía, ya que las estadísticas y los estudios así lo han confirmado, problemas de fertilidad femeninos amenorrea (ausencia de menstruación) y también fallo ovárico precoz o menopausia adelantada. En el primer caso la corrección de la dieta es la solución, en el segundo nos encontramos ante un problema irreversible.

 

 

Como medida preventiva, para aquellas mujeres que deseen ser madres, la recomendación es someterse a un tratamiento de vitrificación de los óvulos. De esta manera, se congela el material reproductivo evitándole un envejecimiento que impida el embarazo, para poder usarlo en el momento que se considere más adecuado.

 

 

¿Qué nos puede alertar en relación a este problema?

 

Debemos estar atentas a algunos síntomas como la pérdida de cabello, la diarrea, la disminución de peso y el cansancio continuado. El resultado orgánico de la enfermedad se puede traducir también en osteoporosis, estreñimiento y trastornos depresivos. Si se nos realizan las pruebas pertinentes y el resultado es positivo, se deben retirar los alimentos con gluten inmediatamente.

 

 

 

 

Es un asunto importante que se debe en cuenta y se deben las realizar las pruebas pertinentes a la mínima sospecha. Un estudio publicado en la revista Human Reproduction comparó los datos relativos de más 6300 mujeres celiacas con otras tantas que no tenían la enfermedad.

 

 

Una vez más, las cifras fueron concluyentes: las mujeres que más tarde recibieron este diagnóstico tuvieron un 12% más de posibilidades de tener un aborto espontáneo y un 62% más de probabilidad de tener una muerte fetal intrauterina que las mujeres embarazadas que nunca desarrollaron esta enfermedad.

 

 

En España, las cifras oficiales hablan de que padece celiaquía el 1% de la población, pero se cree que existe en torno a un 75% de casos sin diagnosticar. Que el 27 de mayo, Día Nacional del Celiaco nos sirva para conciertos sobre este importante problema de salud.

 

 

Fulvia Mancini es directora médica de Clínicas EVA

 

 

 

 

 

Imágenes: blog.hola.com, econsejos.com, salud.facilisimo.com.

 

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *