Dieta atlántica: la mejor opción para salir del confinamiento

 

 

 

 Una opción sana y deliciosa para cualquier persona en cualquier ocasión

 

 

La dieta Atlántica, propia de las zonas costeras bañadas por el océano Atlántico apuesta por ingredientes base como las verduras, las hortalizas, el pescado y el marisco.

 

 

Esta forma de alimentación, que nada tiene que envidiar a la conocida Dieta Mediterránea, es una opción sana y deliciosa para cualquier persona en cualquier ocasión, no obstante, en momentos como el que estamos viviendo, se hace necesaria porque aporta los nutrientes y sustancias esenciales, como omega 3 y omega 6, porque es equilibrada en cuanto a valores calóricos y porque permite cuidar las defensas con el fin de que superes con total vitalidad este momento sin precedentes.

 

 

La variedad de maravillosas recetas atlánticas para esta vuelta a la normalidad es enorme, por eso Montes de Galicia, #elmejorgallegodemadrid nos da las 10 pautas que debemos observar religiosamente para adentrarnos en la cocina atlántica.

 

 

 

Pescados y mariscos

 

Se recomienda comer pescado y marisco de tres a cuatro veces a la semana. Tiene numerosas vitaminas, aportes de nutrientes esenciales y las proteínas necesarias para el buen funcionamiento del metabolismo.

 

Carnes

 

Reducir su consumo e intentar que sean magras y sin excesos de grasa.

 

Verduras (pimientos, cebollas, zanahorias, guisantes y ajos) y hortalizas (repollo, berzas, grelos y nabizas)

 

Incluye esto en tu dieta o bien como guarniciones y acompañamientos o como un plato principal.

 

Frutas

 

En lo que respecta a las frutas, variar la ingesta y dar preferencia a manzanas y cítricos.

 

Fibra y cereales

 

Los hidratos de carbono son más comunes en esta dieta que en la mediterránea, pero se aconseja tomarlos integrales y de liberación lenta o complejos. 

 

Aceite de oliva

 

Esta dieta apuesta por el aceite de oliva para condimentar y aliñar las comidas por sus propiedades y sus beneficios para la salud.

 

Beber mucha agua

 

El vino, con moderación por sus beneficios cardiovasculares y siempre con las comidas.

 

Lácteos

 

El queso, la leche y el yogur se deben convertir en una base de tu alimentación. Introdúcelos todos los días para que te aporten vitaminas y nutrientes.

 

Cereales

 

Elevado consumo de cereales, patatas y legumbres. El pan mejor integral o de grano entero, y la patata cocida.

 

Preparación

En cuanto a los métodos de preparación elegir los “saludables” como la plancha o el vapor. 

 

 

 

 

 

 

Imágenes: 500px.com.

 

Autor: Júlia Gonzalvez Ferrer

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *