Embarazo: ¿Cómo cuidarte el pelo y la piel?

 

 

Cómo cuidar del pelo y la piel si estás embarazada

 

 

En el embarazo nuestro organismo supone importantes cambios entre ellos la piel y el cabello, por eso tenemos que brindarle un cuidado especial durante esa etapa.

 

Es preferible utilizar aceites naturales que sean neutros para la piel y el cabello hasta el tercer mes de gestación. En ese período el cabello puede debilitarse y caerse más de lo normal.

 

 

También puede ocurrir un aumento de la sudoración debido a cambios hormonales propios de la gestación, por lo que sentirás la necesidad de extremar su higiene diaria.

Cuidado del cabello durante el embarazo

 

 

Con respecto al cabello puede resultar inmejorable gracias al fortalecimiento que experimenta, sentirás que se está más sano, con más volumen incluso más brillante que antes.

 

Ten en cuenta que el vello corporal y facial también se fortalece durante el embarazo y puede resultar antiestético y pesado de eliminar.

 

 

Debes realizar un tratamiento adecuado según tu tipo de cabello. Sí tienes el cabello seco o excesivamente graso, el cambio hormonal puede agravar el problema.

 

Es importante que comiences a cuidarte desde dentro e incorporar frutas y verduras a tu dieta diaria. De esta manera vas a fortalecer la cutícula del cabello ya que va a ingresar en tu organismo gran fuente de vitaminas y minerales como el hierro, que la fortalecen y aportan brillo.

 

 

 

 

Si tu cabello es graso tendrás que lavarlo más de lo normal y lo recomendable es utilizar champús neutros y suaves, de uso frecuente.

 

Si tu cabello es seco, o se ha vuelto más seco durante el embarazo, elige un champú nutritivo y emplea una mascarilla acondicionadora luego de lavarlo.

 

En cuanto al tinte, lo ideal es buscar un tipo de tinte de los llamados naturales, extraídos de plantas que permiten disimular las canas y evitar algún tipo de reacción en el cuero cabelludo como picor, caspa u otras intolerancias.

 

 

Cuidado de la piel durante el embarazo

 

 

Hay que hidratar la piel, protegerla del sol y no utilizar prendas demasiado ajustadas. Las manchas que puedan aparecer en la piel durante estos meses no desaparecerán tras el parto. Por lo tanto, debes protegerte adecuadamente. Especialmente en los meses de verano y aplicarte con frecuencia protector solar.

 

 

Es conveniente utilizar jabones o geles neutros en la ducha y bañarse con agua no muy caliente. Muy probable que el aspecto de la piel al igual que el cabello mejore por la mayor producción de sangre y por las hormonas.

 

 

Igualmente tenemos que cuidarla y aplicar una buena crema hidratante. El aumento de progesterona puede ocasionar aumento o aparición de acné, por lo tanto, hay que lavar el rostro a menudo y prescindir del maquillaje.

 

 

Otro problema que preocupa mucho en la piel de las embarazadas son las estrías y la clave está en mantener la piel bien hidratada. También bebiendo suficientes líquidos.

 

 

Si estás esperando un bebé es importante tener en cuenta los cuidados de la piel y el cabello. Merece la pena mimarse para estar bien y tener un embarazo saludable y feliz.

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes: Hola, Ser padres.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *