Así será el regreso a las Clínicas de fertilidad: todas las dudas y preguntas

 

 

Te resolvemos a todas las dudas que tengas sobre estos centros

 

 

“La infertilidad es una enfermedad en la que el tiempo fluye de manera decisiva”. Esta definición de la Sociedad Española de Fertilidad aplicada a aquellas personas que necesitan de ayuda médica para tener descendencia ha estado en la mente de médicos y pacientes a lo largo de estos cuarenta días de confinamiento duro.

 

 

Durante este periodo del estado de alarma, el sector de la reproducción asistida ha suspendido su actividad salvo en lo que se refiere a los tratamientos de Fecundación in Vitro que ya estaban en marcha y a la recogida del material genético.

 

 

Al poner las clínicas su maquinaria y personal sanitario al servicio de la lucha contra la pandemia, 10.000 personas han visto sus tratamientos suspendidos y con ellos sus esperanzas de formar una familia. Es el número, según la SEF, de tratamientos de reproducción asistida que han quedado en suspenso, a los que habría que sumar, advierte la organización, los que estaban a punto de iniciarse.

 

 

 

 

El tiempo, efectivamente, es un factor en contra, explican desde Clínicas EVA, si hablamos de mujeres que están en mitad de un ciclo de fertilidad y presentan problemas de envejecimiento ovárico y también cuando es la propia paciente la que supera los 35 años. En estos casos siempre disminuyen las posibilidades de lograrse con éxito el embarazo.

 

 

A partir del 11 de mayo, y siguiendo siempre las pautas del Ministerio de Sanidad, éstas, como otros centros del sector, se disponen a abrir sus puertas, con el fin de poder dar asistencia a esas parejas, una de cada seis, que según las estadísticas europeas, tienen problemas para tener un hijo.

 

 

A ellos, como a las madres que deciden serlo en solitario, la medida les alivia, aunque el temor, estando por medio la natalidad siempre es un factor a tener en cuenta. Para ellos, Clínicas EVA , responde a las dudas más planteadas a lo largo de estos días.

 

 

 

Mi tratamiento se ha visto interrumpido

 

¿ Y ahora qué?

 

El personal de los centros ha estado durante el confinamiento severo y en la actualidad pendiente de cada historial médico. A partir del día 11 comenzará la actividad controlada y los responsables se pondrán en contacto con los pacientes para retomar consultas, pruebas y ciclos, siempre con las máximas medidas de seguridad.

 

¿Qué medidas de seguridad habéis tomado para garantizar mi seguridad?

 

Higiene y protección para la seguridad, la tranquilidad y confianza de todos. El personal atenderá con las medidas de protección necesarias: mampara o pantalla facial, mascarilla y guantes y mantendrá siempre la distancia de seguridad. Los centros, por supuesto, se desinfectarán( documentación, enseres, mobiliario y soportes y suelos) a diario, y también se limpiará entre consulta y consulta.

 

¿Qué medidas de seguridad tengo que tomar yo?

 

Desde EVA se pide a las pacientes que acudan a consulta solas, sin joyas, reloj o maquillaje y que traigan su propio bolígrafo. A quienes no tengan mascarilla se les dará a la llegada.

 

 

Se pide puntualidad para no tener que esperar y evitar coincidencias con otras personas en las instalaciones. Por supuesto, se pedirá lavado in situ de manos y , lo más importante, se tomará la temperatura a la llegada. Con más 37,5 se suspenderá, por el momento la consulta.

 

 

Mi material genético está congelado ¿puede contagiarse?

 

No se ha encontrado evidencia alguna al respecto en los estudios científicos actuales. El virus SARS COv-2 se une a receptores de las células respiratorias o intestinales que no se encuentran ni en el semen, ni en los óvulos, ni en los embriones.

 

¿Puedo empezar ahora un tratamiento?

 

Por supuesto, siempre que se den unas condiciones de salud que garanticen la seguridad de la paciente, el futuro bebé y del entorno médico.

 

 

En este sentido, quedan descartadas ( por el momento y a la espera del fin de la pandemia) las personas que presenten patologías previas que puedan ser factores de riesgo en caso de contagio por Covid19.

 

 

Se incluyen también aquí las enfermedades que sean susceptibles de provocar complicaciones en la enfermedad. A saber: patologías cardiovasculares, hipertensión arterial crónica, enfermedad renal crónica, diabetes mellitus, enfermedad pulmonar crónica e inmunosupresión, entre otros.

 

 

Por el contrario, si podrán comenzar un tratamiento de fertilidad mujeres que no hayan tenido un historial de infección por COVID-19 en los 21 días previos al tratamiento y que no hayan tenido contacto directo con casos positivos o sospechosos de serlo 15 días antes de su primera consulta en las clínicas.

 

 

Por último, los expertos recomiendan llamar siempre que se tenga alguna duda, ya que el miedo puede influir mucho en la consulta y en estos casos, recuerdan, los pacientes deben estar siempre tranquilos y relajados para poder entender los procesos y preguntar todo aquello que necesiten.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes: wattpad.com, yirso.com.

Autor: Júlia Gonzalvez Ferrer

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *