8 consejos para mejorar la mala circulación en pies y piernas

 

 

Los problemas de circulación en pies y piernas

 

 

Si notas pesadez de piernas, los pies hinchados o fríos, seguramente tengas problemas de circulación. Algo que a la larga puede derivar en arañas vasculares y varices.

 

 

El factor hereditario es importante y no se puede controlar, pero hay otros factores que influyen y que sí puedes controlarlos como el sedentarismo, la obesidad o un peso demasiado alto, el consumo de grasas saturadas, tener el colesterol y la presión arterial alta, el tabaco y el alcohol.

 

 

La farmacéutica Rocío Escalante, titular de Arbosana Farmacia, nos da algunas claves para mejorar la mala circulación de pies y piernas. 

 

 

 

Evitar permanecer sentado o de pie durante largos periodos de tiempo

 

Cuando trabajamos desde casa es más fácil estar horas sentado, por eso aconsejo acostumbrarse a levantarse cada hora y dar un paseo por casa. También bien bien usar un reposapiés evitar cruzar las piernas.

 

Piernas arriba

 

Las personas que sufren mala circulación deberían elevar las piernas por encima del corazón siempre que sea posible. Por ejemplo, a la hora de dormir, intentando que la parte inferior del colchón esté ligeramente más elevada que la superior.

 

Las medias compresoras 

 

Son aconsejables para personas que están durante mucho rato de pie o sentados, o para las que tienen predisposición genética a padecer varices. 

 

Realizar actividad física a diario

 

Si no estamos acostumbrados a hacer deporte aconseja caminar, subir y bajar escaleras… En casa también se pueden hacer ejercicios. Solo hay que planteárselo y elegir una actividad que nos guste: yoga, pilates, bailes… Hay un montón de clases online.

 

Seguir una dieta variada y equilibrada

 

La buena alimentación es fundamental para nuestro organismo y se refleja tanto interna, como externamente. No se trata de hacer dietas estrictas, sino de aprender a comer bien, incluyendo todos los grupos de alimentos como frutas, verduras, pescados, legumbres, carnes, frutos secos… y evitando la sal y los alimentos ultraprocesados. 

 

Hidratación por dentro y por fuera

 

Además de beber agua (al menos un litro y medio al día), hay que hidratar la piel a diario, y aprovechar el momento de aplicar la crema para darnos un masaje ascendente, con el que conseguiremos activar la circulación sanguínea. Cuando sufrimos dolor de piernas, aconseja aplicar la crema dos veces al día, mañana y noche.

Utilizar calzado cómodo y ropa amplia

 

Hay que evitar la ropa ajustada y optar por calzado cómodo y amplio, sin mucho tacón. Además, conviene elegir  materiales que transpiren.

 

Evitar el calor

 

Las altas temperaturas favorecen la dilatación de las venas, así que en caso de problemas de circulación, hay que evitar el calor directo en piernas y pies. No tomar el sol en exceso, evitar saunas y braseros y no depilar con cera caliente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes: freepik.es, mujerde10.com.

 

Autor: Júlia Gonzalvez Ferrer

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *