Cenas rápidas y saludables para los niños

 

 

Te proponemos cenas rápidas y fáciles para los más pequeños

 

 

Las cenas deben ser ligeras y nutritivas a la vez, a pesar que el desayuno es la comida más importante debes realizar una cena equilibrada ya que los niños gastan mucha energía a lo largo del día.

 

La cena debe contener todos los nutrientes para ayudarles a reponer fuerzas y que puedan descansar mejor durante la noche.

 

 

Es ideal poder compartir en familia la cena, tomárselo con calma sentarse todos juntos a la mesa, para compartir lo ocurrido durante el día.

 

 

Es recomendable que las cantidades sean pequeñas, tratar de evitar alimentos muy grasos o que las cenas sean muy abundantes o calóricas y que impidan conciliar el sueño.

 

 

Ideas de cenas rápidas para los niños

 

 

  • La cena no debe estar la comida más abundante del día para ningún miembro de la familia.

 

  • Lo ideal es que esté compuesta por verduras, pan integral, huevos, pescado a la plancha, al vapor o al horno, alguna carne blanca como el pavo el pollo.

 

  • Trata de evitar los fritos, los alimentos picantes o muy especiados, y los alimentos muy duros difíciles de masticar para un niño pequeño.

 

  • Recuerda incorporar agua fresca para beber sin agregado de azúcares.

 

 

Primeros platos

 

Aquí puedes implementar verduras que pueden ser crudas o cocidas, ensaladas, verduras rellenas o brochetas.

 

Si el niño no quiere comer verduras intenta que los platos sean atractivos. Si has preparado verduras o ensalada para el almuerzo, en la cena puedes agregar pasta o arroz.

 

Acompañamientos

 

No deben ser muy abundantes. Recuerda lo que han comido en el almuerzo para que las cenas no se vuelvan monótonas. Intenta variar el menú.

 

Si para la comida preparas croquetas de pollo, en la cena puedes agregar pescado o salchichas.

 

Algunas sugerencias para cenas nutritivas

 

  • Hamburguesas de espinaca y pavo
  • Pasta integral con brócoli y guisantes
  • Tomates rellenos
  • Revuelto o tortilla de espinacas
  • Croquetas de atún y verduras
  • Pechuga de pollo y puré de patatas
  • Puré de calabacín y merluza a la plancha

 

 

Postres

 

Para la noche es preferible elegir frutas frescas o algún lácteo. No se debe abusar de los dulces, ni de postres demasiado grasos o azucarados en la cena.

 

Importante

 

Debes crear buenos hábitos de alimentación desde que el niño es pequeño, para prevenir enfermedades y estar en salud cuando sea adulto. Intenta que la cena sea nutritiva y agrega los nutrientes que los niños no hay ingerido en las otras comidas del día.

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes: Tuguiasalud, Bekia ,blogichef.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *