Un libro lleno de vivencias, sueños y consejos para ganar confianza, seguridad y autoestima

 

 

Cómo una primera zancada puede cambiarte la vida

 

 

El running puede ser ese empujón que necesitas para atreverte con todo y apostar por ti. Para creer y para crear. A la periodista Erica Sánchez, el running cambió su vida: corriendo y con un cambio de dieta adecuada logró perder 35 kilos en 5 años.

 

 

 

 

Desde su plataforma Corro y Soy Mujer, anima cada día a miles de mujeres a iniciarse en esta práctica. Una primera zancada puede cambiar tu vida, abriendo la puerta a un futuro con menos miedos y más autoestima, más fuerza, optimismo y capacidad de tomar las riendas de sus proyectos.

 

 

En este libro, la autora nos abre su corazón y, a partir de su potente historia personal, nos da consejos prácticos para iniciarnos en el running y nos ayuda a seguir motivadas cuando nos invadan las ganas de dejarlo.

 

¡TODO ES EMPEZAR!

 

No hay edad para empezar algo que quieres. Que no te mientan. Nunca es tarde, y lo veo a diario. Y tú también lo ves a diario. Cada día somos más personas las que habitamos en el asfalto, la montaña, las ciudades, con las zapatillas puestas, con el sudor en nuestra frente y con las ganas, siempre dispuestas, de devorar kilómetros.

 

 

Que no te líen sobre si la condición física influye o no influye para empezar, que no te confundan con que el deporte no es para ti. Es para todos. Eso sí, para todos los que quieran hacerlo. Y no solo por estética, que al principio siempre es el principal motivo, sino por salud y calidad de vida. Si quieres hacerlo, hazlo. Pero hazlo bien.

 

 

 

 

No a lo loco, ni a la tremenda. Piensa, planifica, comprométete y salta. El punto de partida va a ser determinante para conseguir un camino sólido o lleno de baches, para construir un estilo de vida o simplemente para tener un capricho de meses, para aparcar los miedos y dejarte llevar por las sensaciones desconocidas o para descubrir que, a pesar de que tu cabeza siga diciéndote que no, sí puedes hacerlo.

 

 

El punto de partida lo eliges tú, y por eso lo que pase a partir de ahí también es cosa tuya. Seguir tu instinto sin mirar atrás o quedarte esperando que pasen las cosas que no pasan también está en tu mano. Y es que, si quieres cambiar algo, debes empezar por cambiar tú. No hay más, ni menos.

 

 

 

 

No hay secretos, solo trabajo, constancia, determinación y miedo. Mucho miedo. Los miedos solo se van si consigues plantarles cara, analizarlos y ayudarlos a irse por otro camino. Y, si los canalizas, se convierten en barreras que pueden servirte de apoyo para llegar a otros lugares que dan más miedo, pero que te aportan más que lo que dejas atrás.

 

 

Si tienes claro el inicio, si quieres empezar, si necesitas hacer algo nuevo en tu vida, si el deporte es lo que más ronda en tu cabeza, inícialo. A todos nos llega ese momento en la vida en que queremos nuevos retos y horizontes, nuevas sensaciones, comprobar si podemos hacer otras cosas, sentirnos vivos a la edad que sea.

 

 

 

 

Establece un mínimo de dos horas de actividad física para ti a la semana. No es mucho, solo dos horas al principio, dos días a la semana en los que sabes que ese hueco es intocable y es solo para ti. Al principio, con un par de veces que salgas por semana, con un entrenamiento combinado de andar-correr alternando pocos minutos, es suficiente.

 

 

O simplemente sal a andar a ritmo ligero para empezar a habituar el cuerpo a una rutina deportiva futura. Muchas veces cometemos el error de querer llegar a nuestra meta con prisas y mala planificación, y ese es uno de los puntos en los que subyace la palabra abandono.

 

 

 

 

 

Autor: Júlia Gonzalvez Ferrer

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *