¿Cómo mantener la higiene en los artículos del bebé?

 

 

Cómo conseguir una buena higiene para los artículos de bebé

 

 

Mantener la higiene los artículos del bebé es primordial para protegerlo de las infecciones. Para evitar y prevenir infecciones es suficiente con mantener una correcta higiene de la casa y los utensilios del niño.

 

Debemos prestar especial importancia además a la ropa y los juguetes, es con lo que ellos están diariamente en contacto. Tanto los bebés como los niños mayores se ensucian a menudo. Por lo tanto, es importante cambiarles la ropa por lo menos una vez al día y ponerle ropa limpia después del baño, que debe ser a diario.

 

 

Debemos tener en cuenta que la higiene es importante, pero tiene que haber un límite entre lo necesario y lo obsesivo. Debemos recordar que los niños necesitan estar en contacto gérmenes para fortalecer su sistema inmunológico.

 

 

Priorizar la higiene en en los siguientes artículos

 

 

Habitación

 

Es el lugar donde el niño se encuentra más tiempo por lo que es necesario lavar el suelo a diario con agua y jabón. También ventilarla por lo menos dos veces al día. Incluso en invierno, al menos 10 minutos.

 

 

El aire se lleva los gérmenes y el polvo que se pueda acumular. Las alfombras o moquetas suelen atraer polvo, por esa razón pueden producir alergias. Es necesario limpiarlas bien, o prescindir de ellas.

 

 

 

Chupetes y biberones

 

Bastará con lavarlos con agua caliente dejándolos suficiente tiempo bajo el grifo, antes de ofrecérselo al pequeño. El biberón hay que esterilizarlo la primera vez, luego se puede lavar con agua caliente tanto a mano como en el lavavajillas. Teniendo en cuenta de enjuagarlo muy bien para que no queden restos de jabón.

 

Juguetes

 

La higiene los juguetes es muy importante porque los niños pequeños llevan todo a la boca. La única manera única manera de que estemos seguros de que no se enfermen, es manteniendo todos sus juguetes limpios y en buen estado.

 

 

Los muñecos, peluches, juegos de construcción, se ensucian y son la vía perfecta para trasmitir gérmenes, especialmente si los lleva al parque o los comparte con otros niños. Los muñecos, se pueden lavar en el lavarropa y al resto se les puede pasar una toalla húmeda.

Ropa y zapatos

 

La ropa cuando son bebés es mejor lavarla por separado y con detergentes no agresivos, o a mano con jabón neutro. Lo ideal es que sean prendas de tejidos naturales para evitar irritaciones.

 

 

En cuanto a los zapatos, no deben quedarles muy ajustados ni muy holgados, para que el pie tenga flexibilidad en sus movimientos y transpiren. Deben limpiarse y airearse a menudo para evitar malos olores.

 

 

Es fundamental mantener la higiene del bebé y de toda la familia. No hay que volverse loco esterilizando todo, pero tampoco hay que ignorar los riesgos de las infecciones.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes: La opinión, Ser padres.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *