Exfoliación corporal: cómo hacerla correctamente

 

 

Todos los secretos de la exfoliación corporal

 

 

La exfoliación corporal es el primer paso para tener una piel sana y bonita. La deberíamos hacer todo el año, pero ahora es buen momento para empezar.

 

 

La farmacéutica Rocío Escalante, experta en dermocosmética y nutrición, y titular de Arbosana Farmacia, nos explica todas las claves para hacerla correctamente.

 

 

¿Para qué sirve?

 

La exfoliación corporal sirve para eliminar las células muertas que se acumulan en la superficie de la piel, favorecer el proceso de renovación celularactivar la microcirculación y el drenaje y, en definitiva, conseguir que nuestra piel esté más bonita, más luminosa, más homogénea y más suave.

 

 

Además, también ayuda a que los tratamientos que se aplican después penetren mejor. Esto es algo fundamental, por ejemplo, si estamos usando anticelulíticos y queremos potenciar sus resultados.

 

 

La exfoliación también ayuda a conseguir un bronceado más bonito, y es muy eficaz cuando aplicamos autobronceadores. Otra de sus ventajas es que evita que los pelitos debilitados se queden enquistados.

 

¿Cómo realizarla?

 

Lo más cómodo y práctico es utilizar exfoliantes en gel o crema con micropartículas exfoliantes que se aplican sobre la piel húmeda, en la ducha. Estos productos facilitan el masaje que es fundamental para que la exfoliación sea eficaz.

 

 

Aconseja hacerlo un día que se tenga tiempo, para aplicarlo correctamente: realizando movimientos en círculos y ascendentes.

 

 

Empezamos por los pies, seguimos por cada pierna, continuamos por los brazos, el abdomen, con movimientos en el sentido de las agujas del reloj, los glúteos, la espalda, el pecho y el escote (cuidado con estas zonas, porque la piel es más fina, es mejor que el masaje sea muy suave).

 

 

Después, hay que aclarar con agua tibia e, idealmente, terminar con agua más fría. Por supuesto, después, hay que hidratar la piel y aprovechar para usar cremas anticelulíticas o reafirmantes.

 

 

¿Cada cuánto tiempo?

 

En principio, sería suficiente una vez a la semana. Lo ideal es hacerla todo el año, pero ahora cuando empieza a mejorar el tiempo, y vemos más cerca el momento de quitarnos las medias y empezar a lucir las piernas y los brazos, es un buen momento para empezar con esta rutina.

 

¿Alguna precaución?

 

No aconseja la exfoliación corporal para personas que sufran brotes de dermatitis o personas que tengan la piel muy sensible y reactiva. Tampoco se debe realizar en caso de quemaduras solares o heridas en la piel.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes: revistaohlala.com, stylelovely.com, dondeir.com.

 

Autor: Júlia Gonzalvez Ferrer

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *