¿Sabías que decidir el momento de la maternidad ahora es posible?

 

Decidir cuando ser madre ahora es posible

 

 

La vitrificación de ovocitos es el plan b de las mujeres que quieren ser madres pero que por sus circunstancias, no han encontrado el momento para serlo.

 

 

A priori puede parecer una locura poder elegir la ocasión exacta de ser madre, ¿verdad? Si bien, a pesar de que muchas mujeres se proponen una edad concreta en la que tener hijos, en muchos casos, pueden surgir imprevistos que rompan el sueño de la maternidad.

 

 

Siendo en este caso la situación laboral y/o económica de la mujer y la salud, dos factores importantes en la toma de esta decisión. 

 

 

Si la mujer atraviesa una situación laboral complicada, o se encuentra en un empleo de baja calidad que no puede garantizarle una estabilidad económica suficiente que permita la emancipación, independencia y los gastos que puede suponer tener un bebé; obliga a que la maternidad pase a un segundo plano.

 

 

Asimismo, factores sociales, como la ausencia de pareja, influyen en el hecho de querer retrasar la maternidad. Mención aparte merecen aquellas pacientes que padezcan enfermedades graves (como puede ser el cáncer) y que a raíz de ello precisen del uso de tratamientos que puedan ser tóxicos para el ovario y en las que se pueda valorar la posibilidad de preservar sus óvulos antes de iniciarlos.

 

 

Los motivos sociales (laborales y personales) son los que condicionan que la edad media de maternidad siga elevándose. Que los hijos cada vez se tienen a una edad más madura es un hecho.

 

 

Solo hace falta mirar 25 años atrás y, la edad media de maternidad, según el INE, se situaba en los 29 años. En la actualidad, esta cifra ha ascendido hasta los 32, rozando los 35 años, momento en el que comienza el declive de la fertilidad.

 

 

 

 

 

En España, el 70% de las mujeres de esta edad aún no tienen hijos. La realidad es que, hoy en día, posponer la maternidad es cada vez una elección más común entre las mujeres, pero, ¿hay garantía de que esta decisión no supondrá un riesgo para cuando una mujer quiera ser madre? Porque, si de algo cabe constancia, es que nunca se sabe qué obstáculos se pueden presentar.

 

 

Por suerte, cada vez aparecen más facilidades y alternativas a este tipo de dificultades. Ahora, una mujer sí tiene la posibilidad de escoger su momento de ser madre; su TEMPO.

 

 

El método TEMPO, tratamiento centrado en la vitrificación de ovocitos o congelación de óvulos, es una técnica que permite la preservación de la fertilidad de aquellas mujeres que no puedan ver con claridad, por diferentes circunstancias, el momento en el que ser madres.

 

 

Además, es importante saber que los ovocitos pueden mantenerse durante un periodo de tiempo ilimitado sin perder calidad.

 

 

En la mayoría de las ocasiones, las pacientes recurren a este tratamiento por no haber encontrado su TEMPO para ser madres y desear retrasar su maternidad.  Lo más valioso es que la vitrificación de ovocitos se puede realizar a una edad de mayor fertilidad, siendo la ideal menor de 35 años.

 

 

De esta forma, al cumplir por ejemplo, los 40 (momento en la que la fertilidad ha disminuido considerablemente), la mujer puede tener más posibilidades de quedarse embarazada con sus propios óvulos.

 

 

Se podría decir que es la ventaja para saber que cualquier mujer podrá tener más posibilidades de ser madre en el futuro, dependiendo de la edad con la que se lleve este tratamiento a cabo y del número de ovocitos congelados.

 

 

Además, cabe destacar que las tasas de embarazo obtenidas por este sistema son similares a las mismas obtenidas con óvulos frescos. Es una solución para aquellas mujeres que no sepan con claridad la edad en la que tomaran la decisión de tener hijos. Una forma de libertad en la que se puede elegir cuándo dar el paso, el TEMPO que la mujer decida.

 

 

 

 

 

El procedimiento se basa en cuatro simples pasos. Tras una revisión ginecológica y una valoración de la reserva ovárica, se iniciará un tratamiento hormonal que estimule el crecimiento de folículos (estructuras que contienen los óvulos) para poder obtener los ovocitos u óvulos después y, una vez con ellos, seleccionar aquellos maduros que van a conservarse hasta el momento en el que la paciente decida.

 

 

No cabe duda de que se trata de un plan b para el futuro en el que no sabemos qué circunstancias se pueden atravesar. Normalizar la libertad de una mujer para decidir en qué edad y situación quiere tener hijos es necesario.

 

 

Por esto, es una ventaja poder contar con estas alternativas que facilitan tanto el poder quedarse embarazada como, lo más importante, permitir a las mujeres decidir el momento más adecuado para ellas.

 

 

ClínicaTambre

 

 

 

 

 

Imágenes: mujerde10.com, sincerelyjulesstudio.com.

Autor: Júlia Gonzalvez Ferrer

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *