El estreñimiento: una consecuencia (más) del confinamiento

 

 

Las claves sobre los factores que provocan este molesto problema

 

 

A lo largo de este periodo excepcional, una de las molestias que podemos sufrir es el estreñimiento, uno de los procesos digestivos que, de forma habitual, afecta a un mayor porcentaje de la población y lo hace con más incidencia en las circunstancias excepcionales.

 

 

¿Por qué? Porque la regularidad es el principal aliado de la higiene intestinal, y nuestra vida ha cambiado mucho en estos días, en las cosas más cotidianas.

 

 

Con la ayuda de la farmacéutica Rocío Escalante, experta en nutrición y titular de Arbosana Farmacia, repasamos algunas claves sobre los factores que lo provocan. 

 

 

Mujeres más afectadas

 

El estreñimiento crónico afecta generalmente más a las mujeres que a los hombres, y a las personas de edad más avanzada.

 

 

Influyen también factores geográficos, por los hábitos alimenticios típicos de cada región, así como como factores genéticosenfermedades propias del aparato digestivo u otras de carácter neurológico o endocrino, como diabetes o alteraciones tiroideas.

 

El efecto de tratamientos médicos

 

Algunos tratamientos médicos pueden también provocar estreñimiento, (sorprendería saber el gran número de fármacos que lo producen), o el consumo abusivo de algunos productos de venta sin prescripción médica orientados a la mejora del tránsito intestinal.

 

El control

 

Pero hay cosas que podemos controlar durante estos días y que son una causa directa de la aparición o empeoramiento de este proceso digestivo. La primera son los cambios.

 

 

¿Quién no ha sufrido molestias durante el inicio de sus vacaciones, en viajes de trabajo o similares? Esto se produce porque la regularidad en los hábitos de vida, las cosas más cotidianas como la hora de levantarse, las comidas, o número horas de sueño son claves para regular nuestro reloj intestinal.

 

 

Es muy importante durante este periodo tratar de mantener horarios similares a los anteriores, e incluir en nuestra rutina un momento concreto para ir al baño.

 

El ejercicio físico

 

Influye, además, el ejercicio físico, siempre bueno para todo y también para la salud del aparato digestivo. Piensa el número de pasos diarios menos que durante el confinamiento vas a realizar.

 

 

Es fundamental establecer una rutina de ejercicio que incluya algunos muy dinámicos. También respetar los descansos.

 

La alimentación

 

En cuanto a la alimentación, este es probablemente uno de los puntos más importantes.

 

 

Habrá personas cuya alimentación mejore a lo largo de estos días, porque consuman menos platos precocinados o elaborados con grasas no saludables, pero también es una tentación caer en el consumo de caprichos de bebida o alimentación para ‘matar el aburrimiento’.

 

 

Hay que tratar de llevar a cabo una dieta que incluya productos frescos, sin abusar de la proteína de origen animal, con gran cantidad de verdura, hortaliza, legumbre y fruta.

 

 

Es el momento de poner a prueba nuestra imaginación para elaborar platos apetecibles en base a una dieta equilibrada, y aperitivos saludables que eviten la tentación de los caprichos que lo son menos. También es preciso moderar el consumo de alcohol y bebidas gaseosas, y no olvidarnos de la hidratación: beber agua.

 

 

Aliementos que pueden ayudar

 

Hay algunos alimentos que nos pueden ayudar a evitar el estreñimiento en estas semanas: aguacate, ciruelas pasas, copos de avena, lino, salvado de trigo, kiwi, brócoli o judías verdes son imprescindibles en nuestra cesta de la compra.

 

 

Además, podemos buscar el apoyo de suplementos como lactulosa, magnesia, compuestos con sen, siempre sin abusar y bajo la prescripción de un profesional especializado, y probióticos orientados a mejorar la salud de nuestra microbiota-

 

Complicaciones que pueden aparecer

 

Las complicaciones más importantes derivadas del estreñimiento crónico son: dispepsia (malas digestiones o alteradas), sensación de calambre abdominal, hinchazón en el abdomen, ardor, náuseas y vómitos.

 

 

Puede incluso afectar a nuestro estado emocional y aspecto de la piel. Ante casos muy prolongados es imprescindible consultar con un especialista médico. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes: dicasdemulher.com.br, mindfood.com.

 

Autor: Júlia Gonzalvez Ferrer

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *