Cómo gestionar tus emociones cuando algo no va bien

 

Poder gestionar las emociones cuando las cosas van mal

 

En la vida, normalmente hay momentos buenos y malos, que van cambiando con el tiempo, que se entremezclan y que duran más o menos dependiendo de la situación.

 

Normalmente nos parece que los buenos duran mucho menos que los malos, que aparentemente se prolongan más en el tiempo y parece que nos hacen sentir mucho peor, porque es algo que no elegimos.

 

En esta ocasión vamos a fijarnos en esas temporadas malas, y en cómo gestionar las emociones cuando la época no es la mejor de nuestra vida.

 

 

Focaliza tu dolor y sé consciente de lo que te está haciendo sentir mal

 

A veces, nos sentimos mal por algo que no admitimos o reconocemos, y si esto no sucede, no podremos avanzar jamás. Lo primero que hay que hacer para saber gestionar las emociones negativas es ser conscientes de cuál es el problema.

 

Una vez que nos demos cuenta del problema en cuestión, podremos pasar a la fase de reconversión y de recuperación.

 

Permítete un luto breve

 

Si ya sabes lo que te pasa, no hagas como que es algo que no existe. Enfréntate a tu dolor y llora, patalea y haz todo lo malo del mundo para estar triste. Después, pasa a lo siguiente, no dejes que esto te hunda más de lo que ya estás.

 

Decide ser feliz para que no se te olvide

 

Ser feliz es una decisión, no tiene mayor misterio. Está claro que esto no te va a evitar problemas ni malos momentos, pero hará que todo dure el tiempo mínimo y no te hundas sin remedio.

 

Haz aquello que SÍ te hace sentir bien

 

Cuando algo no va bien, es el momento de mimarse y cuidarse a uno mismo. Date esos caprichos que normalmente no te permites y te sentirás un poquito mejor. Y no adoptes el papel de víctima, sino de superviviente.

 

 

 

 

 

Imágenes: Pinterest

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *