El relato personal de un joven que fue abusado en la adolescencia

 

 

El manual del silencio, de Miguel Hurtado

 

Los abusos sexuales dentro de las organizaciones religiosas no han dejado de estar de actualidad desde que empezaron a destaparse. Hoy son los Legionarios de Cristo, antes fueron otras organizaciones y mañana quién sabe.

 

Es difícil no establecer paralelismos con el movimiento MeToo. El autor de este libro, el español Miguel Hurtado, se ha convertido en un referente internacional en la lucha contra estos abusos que está en primera fila de todas las batallas que se vienen dando: ha asistido a las principales protestas internacionales de las organizaciones de víctimas de los últimos años, además de participar en el documental de Netflix Examen de conciencia.

 

Su lucha y la de otros ha obligado al Vaticano a tomar algunas medidas. Este año, por fin, el papa Francisco ha decidido acabar con el secreto pontificio en los casos de abusos, una verdadera losa para su resolución, y ahora mismo, cuando este libro sale a la calle, se cumple un año de la cumbre antipederastia que la Iglesia se vio obligada a convocar el febrero de 2019.

 

 

 

 

A los dieciséis años, Miguel Hurtado se apuntó al grupo de scouts de Monserrat por recomendación de una amiga de su madre. Miguel, que acababa de empezar a aceptar su homosexualidad y que lidiaba, día a día, con los eslabones oxidados de una familia disfuncional, se apoyó en esos momentos tan delicados en el germà Andreu, el monje de sesenta años que había fundado el grupo scout, un hombre querido y respetado por la comunidad.

 

Creyéndose a salvo en Monserrat, Miguel confesó al germà su identidad sexual y este, bajo el pretexto de «ayudarle a curarse», abusó sexualmente de él.

 

Este libro relata la historia real de Hurtado, de su familia y de su camino para sobrevivir como víctima de abusos sexuales en una sociedad en la que la Iglesia católica todavía tiene un poder desmesurado.

 

Y lo que es más importante: nos cuenta cómo, de adulto, Miguel se ha convertido en uno de los activistas más relevantes en la lucha contra los abusos en la Iglesia católica, en alguien que mantiene la esperanza en una sociedad que destierre de una vez por todas ese «manual de silencio» que, desde siempre, ha servido para encubrir a los pederastas.

 

 

 

 

Imágenes: freepik.com. 

Autor: Júlia Gonzalvez Ferrer

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *