Adicción al sexo: ¿Qué es y cómo identificarla?

 

 

Identificar la adicción al sexo, ¿qué es y como hacerlo?

 

 

La adicción al sexo es un problema psicológico que puede traer graves consecuencias sobre la persona que lo padece y su entorno. La palabra adicción se trata de una conducta irracional para conseguir el objetivo, además hay síntomas de abstinencia cuando no se consigue llévalo a cabo.

 

 

Como las demás adicciones tiene un comportamiento obsesivo compulsivo, es decir la persona no puede apartar de su mente sus fantasías y deseo sexual como una idea obsesiva.
Experimenta una tensión y ansiedad que sólo puede ser aliviada con un encuentro sexual.

 

 

Principales características de un adicto al sexo

 

 

Según los expertos no se puede identificar la razón de esta adicción, pero muchos apoyan que está relacionada de manera directa con una anormalidad bioquímica o diversos cambios en el cerebro.

 

 

Se crea un mecanismo de recompensa y supervivencia en el cerebro, llevando a la necesidad de tener más relaciones sexuales. Por cierto, es muy similar a lo que sienten los adictos a las drogas, al juego, al alcohol, al trabajo explicaron los expertos.

 

 

La persona adicta pierde el control sobre sus acciones y termina haciendo cosas que le producen problemas. Es un trastorno que afecta a la persona, a la pareja y a toda su familia.

 

 

 

Características

 

  • Poco control de sus impulsos y baja concentración
  • Necesidad irrefrenable de algún tipo de contacto sexual ya sea autoerótico, relaciones heterosexuales, líneas hot, etc.
  • Sentimiento de culpa luego de mantener relaciones sexuales
  • Está frecuentemente cambiando de pareja sexual
  • Visita prostitutas o práctica de la prostitución
  • Insatisfacción persistente en la que la actividad sexual no llena sus expectativas sexuales ni emocionales.

 

Tratamiento para un adicto al sexo

 

Toda conducta adictiva debe ser tratada para que la persona pueda recuperar el control de sus impulsos. Según los psiquiatras no hay tratamientos específicos, pero se pueden controlar con terapias cognitivas, grupos de sexo adictos y fármacos que calmen los impulsos y la ansiedad.

 

Tratamientos con fármacos

 

Se trabaja con estabilizantes del ánimo, ansiolíticos, antipsicóticos y terapias de tipo cognitivo. Los centros de tratamiento y los grupos de autoayuda pueden beneficiar mucho las personas con esa adicción.

 

 

Es importante pedir ayuda para poder tener contención sin sentir vergüenza ni culpa, ya que todas las personas merecen buena calidad de vida y estar en salud.

 

 

 

 

 

 

Imágenes: Vix, Webconsultas.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *