¿A qué edad nos sentimos más infelices según la ciencia?

 

 

La edad por la que nos sentimos más infelices según la ciencia

 

 

Las personas se sienten más infelices a los 47 años para los que viven en países desarrollados, y a los 49 si vive en regiones en vías de desarrollo. Estos datos son obtenidos de una gran investigación realizada por el economista Blanchflower, miembro del Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra, en 134 países del mundo.

 

 

El estudio sugiere que a finales de los cuarenta nos sentimos más infelices, y los momentos de bienestar y felicidad se encuentran en la etapa inicial de la vida y después de los 50 años.

 

 

 

La edad en que estamos más infelices

 

 

El promedio de la edad más infeliz en los países desarrollados son 47,2 niños y en los países en desarrollo 48,2. El autor del estudio explica que esta tendencia está arraigada en los genes, incluso los monos También tienen una curva de la felicidad en forma de U.

 

 

Desde el punto de vista psicológico, algunas teorías explican el fenómeno diciendo que medida que las personas envejecen se adaptan a sus fortalezas y debilidades; y disminuyen sus aspiraciones inviables.

 

 

Entre los 47 y 49 años las personas se vuelven más realistas. Ya se dieron cuenta de que las ensoñaciones que tuvo en algún momento no van a pasar.

 

Los momentos de mayor felicidad

 

Después de los 50, las personas gozan de momentos más felices similar a lo que ocurre en la etapa de la adolescencia. La percepción del bienestar cambia, independientemente de que ocurran cambios posibles, o que cambien las condiciones de vida.

 

 

Muchas personas se dan cuenta de que sus expectativas eran demasiado ambiciosas y se vuelven agradecidos de lo que tienen y pudieron lograr.  De aquí en adelante las cosas van a mejorar por qué varía la percepción del bienestar.

 

 

Según estudios realizados se detectó que nuestro cerebro va experimentando cambios a medida que envejecemos. Se enfoca menos en la ambición y más en las conexiones personales.

 

 

Los jóvenes caen en un error porque sobre estiman la felicidad que produciría alcanzar ciertas metas. Al hacernos mayores se quita el peso de esas expectativas y se tienen más habilidades para manejar las emociones.

 

No todo está perdido, ¿Tú que crees?

 

 

 

 

 

 

Imágenes: La semana del sur, La Bioguía, fireawayparis.com.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *