Preparando la Operación Bikini: celulitis, estrías y retención de líquidos

 

Prepara la Operación Bikini para la llegada del verano

 

 

Cuando se acerca la Navidad planteamos bajar algo de peso con el fin de lucir mejor en los eventos sociales y poder entrar en el traje. Cuando el verano se aproxima, sin embargo, las dietas tienen otro objetivo:  poder estar en el bikini sin salirnos de él.

 

 

La preocupación estacional por la pérdida de peso está íntimamente relacionada con la estética. Hablaremos, en primer lugar, de tratamientos específicos, relacionados con el volumen de nuestro contorno.

 

 

Los dos objetivos básicos al respecto son drenar y reafirmar, y los enemigos a combatir, la celulitis, las estrías y la retención de líquidos, estos problemas que en invierno se esconden bajo la ropa y que nos  la realidad nos devuelve con el cambio de armario.

 

 

 

La retención de líquidos, cuando es un asunto menor, se puede corregir con la alimentación adecuada, pautas posturales y con tratamientos de medicina estética. El origen de la retención de líquidos es en su mayor proporción de carácter hormonal, de ahí que afecte en mayor medida a las mujeres que a los hombres.

 

 

La producción de estrógenos y progesterona influye el proceso mediante el cual los vasos sanguíneos vierten líquidos sobre los tejidos. Si el proceso no es de retorno y el líquido se queda estancado, se produce la retención.

 

 

 

Antes de que el calor contribuya a una mayor hinchazón, recomiendo ejercicio, alimentos diuréticos, entre los que siempre se encuentra la piña como postre o como merienda, además del pepino, la endivia o la pera. El médico de cabecera y/o el nutricionista pueden ayudarte, además, con un plan de nutrición bajo en sal, reduciéndote las cantidades de alimentos ricos en sodio.

 

 

También, por supuesto, hay que moverse, abandonar la vida sedentaria y, si no somos muy partidarias del ejercicio, simplemente caminar.

 

 

 

 

¿Cómo podemos ayudarte en nuestra clínica?

 

Los tratamientos más eficaces para contribuir a que ese líquido estancado fluya son la presoterapia y el drenaje linfático.

 

 

La primera, la presoterapia, se basa en la aparatología estética, mediante un masaje estimulante en la zona de retención de los líquidos, que logra mejorar la circulación sanguínea, el aporte de oxígeno a los tejidos y eliminar las toxinas acumuladas.

 

 

El drenaje linfático, por su parte, favorece la reabsorción y drenaje de los líquidos y toxinas retenidas a nivel del tejido conjuntivo.

 

 

Este último tratamiento se aplica también para poner freno al enemigo mortal de la mujer: la celulitis, que a día de hoy sigue sin encontrar una solución final, lo mismo que las temidas estrías.

 

 

La celulitis es un problema de la de alimentación de las células de la piel y está muy relacionado con las hormonas. Se asocia a la grasa localizada, a la flacidez y a los problemas circulatorios. Cada caso es distinto, debe ser tratado de manera personalizada, pero teniendo en cuenta que no desaparece del todo. La mesoterapia se está utilizando como solución combinada con otros tratamientos en clínica.

 

 

Importante también aquí el ejercicio y la alimentación.

 

 

Por último, y en relación a las estrías, que se producen por movimientos bruscos de contracción en la piel, tienen un origen genético, aparecer en el embarazo y a consecuencia de cambios bruscos de peso. Importante también: la falta de elasticidad y colágeno de la piel. El tratamiento con láser aquí es una buena alternartiva.

 

 

 

 

Moisés Martín Anaya es cirujano plástico, estético y reparador, director de Clínica del Doctor Moisés Martín Anaya y miembro de Todocirugíayestética.

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes: es.cupshe.com.

 

Autor: Moisés Martín Anaya

mranya!7845

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *