¿Puede nuestro estilo de vida afectar a las defensas?

 

 

Cómo influye nuestro estilo de vida al cuerpo

 

 

El sistema inmune es el mecanismo de defensa que tiene nuestro cuerpo frente a las infecciones. Es un sistema complejo compuesto por numerosas células y órganos, entre los que destacan los glóbulos blancos (o leucocitos), las células más conocidas por su actuación en las primeras líneas de defensa.

 

 

Hay distintos tipos de glóbulos blancos, cada uno de ellos con distintas funciones. Los llamados fagocitos, se caracterizan porque son capaces de “devorar” a los organismos invasores, los linfocitos, ayudan al cuerpo a reconocer a los invasores y a destruirlos y también destacan los neutrófilos, que luchan contra las bacterias.

 

 

Durante el otoño y el invierno prestamos más atención al sistema inmune porque es cuando se producen el mayor número de infecciones respiratorias por virus.

 

 

Sabemos que tomar antibióticos en estos casos además de ser ineficaz (éstos solo son efectivos frente a bacterias) es peligroso ya que aumentan las resistencias a los antibióticos. Por ello, reforzar nuestro sistema inmune es una buena idea para hacer frente de una manera natural a los virus.

 

 

Arkopharma Laboratorios nos los explica: 

 

¿Qué situaciones debilitan la inmunidad?

 

No hay un análisis que determine si nuestro sistema inmune está al 100%, pero deberíamos prestar atención si estamos más cansados de lo habitual y se producen infecciones con frecuencia.

 

 

Los estudios han demostrado que nuestro estilo de vida afecta a nuestras defensas. Así, se sabe que la falta de descanso y el estrés continuado afectan al sistema inmune y aumentan el riesgo de infecciones. Del mismo modo, está estudiado que la práctica de ejercicio físico refuerza nuestro sistema inmune.

 

 

Y, por supuesto, la dieta. Sabemos que determinadas vitaminas (A, C y D) y minerales (Zinc) están relacionadas con la inmunidad, por ello su carencia en la dieta favorece la bajada de defensas.

 

 

Luego, está claro que Sí! podemos hacer algo para mejorar nuestras defensas y Sí! Nuestro estilo de vida determina nuestra resistencia a las infecciones.

 

Reforzando nuestras defensas

 

Aunque es cierto que una dieta equilibrada contiene cantidades suficientes de nutrientes para cubrir las dosis diarias recomendadas. Lo cierto es que un buen porcentaje de la población no cumple esa dieta.

 

 

Además, conviene destacar que las necesidades de nutrientes, especialmente proteínas, vitaminas y minerales, son más altas en unas personas que en otras, o en determinadas situaciones, como personas mayores, niños, deportistas, en situaciones de estrés, etc…

 

 

En estos caso, la suplementación con complementos alimenticios de venta en farmacias que cumplen con los requisitos de calidad y seguridad es una buena opción.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes: sabervivirtv.com, thetaispa.mx, myfotolog.tumblr.com.

 

Autor: Júlia Gonzalvez Ferrer

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *