Gamofobia o miedo al matrimonio: ¿cómo combatirlo?

 

 

Cómo combatir el miedo al matrimonio o la gamofobia

 

 

Miedo al matrimonio o gamofobia se caracteriza por miedo al compromiso. Se trata de un trastorno fóbico, no solamente de un simple rechazo al compromiso. Tiene cada vez más adeptos entre hombres y mujeres y significa no querer implicarse en una relación. Se trata de una fobia y puede acabar por condicionar tu vida.

 

 

Las personas que sufren este trastorno experimentan un temor irracional y desmedido (por eso es una fobia), ante la idea del matrimonio. Muchos expertos están de acuerdo que hay una sutil diferencia entre el miedo al matrimonio y al compromiso.

 

 

Una persona puede tener miedo de casarse, pero, asimismo puede permanecer comprometido con una pareja soltera de por vida.

 

Causas de miedo al matrimonio

 

 

¿Por qué tengo miedo al matrimonio?, las respuestas son diversas. Puede deberse a la fluencia del exterior, de las normas socialmente aceptadas, o por vivencias que hayamos vivido anteriormente y que hubieran dejado secuelas negativas.

 

 

Muchas veces los temores más frecuentes vienen por influencias del exterior, mensajes negativos respecto a la vida en pareja. Entre ellos encontramos la rutina, se termina la pasión, el aburrimiento algo qué es como en los seres humanos y se da en la convivencia.

 

 

Las causas del miedo al matrimonio son más habituales entre la juventud. Otras personas no quieren unirse a una sola persona porque les gusta la seducción, les hace sentir vivos y renovados, y no quieren tener una sola pareja.

 

 

Según los expertos en el tema la causa qué más temor infunde sobre el matrimonio: es el miedo al fracaso.

 

 

 

¿Cómo superar el miedo al matrimonio?

 

Es fundamental que la persona afectada por gamofobia acuda a un terapeuta profesional especialista en fobias.

 

 

Terapias como la conductual, la psicoterapia, y la terapia de exposición, son fundamentales para tratar este trastorno. Para superar el miedo al matrimonio es importante aprender a hacerle frente, ser consciente del problema, ver sus posibles causas.

 

 

Se puede hablar con la pareja, intentar nuevas estrategias, ya que evitarlo no resuelve el problema. La comunicación en la pareja debe ser directa y sincera y expresar todas las emociones. Entre los dos trabajar sobre la magnitud de los temores y encontrar soluciones.

 

 

También se puede recurrir a terapias de pareja, donde se trabajan los miedos irracionales como el miedo al matrimonio, favorece la comunicación y fortalece los vínculos. Es muy importante que los dos miembros de la pareja identifiquen los problemas para poder solucionarlos y tener una relación sana.

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes: Veintitantos, Miedosonline.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *