Un libro para conocer al niño emocional que todos llevamos dentro

 

 

Marie Lise Labonté , “El niño emocional que habita en ti”

 

 

Un viaje interior que nos lleva a conocer al niño emocional que todos llevamos dentro, para atrevernos a educarlo, encontrarnos con él y ofrecerle su debida curación. A través de sus páginas, tendrás la oportunidad de explorar a tu niño interior. Una biblia del autoconocimiento personal que te ayudará a equilibrarte emocional y físicamente.

 

 

Como lector, descubrirás cómo es tu niño interior, cómo se relaciona contigo a través de conductas emocionales dirigidas a ti y a los demás. Una vez reconocido, te será más fácil identificarlo contigo mismo y con el otro, y lograr una mayor armonización en tus relaciones personales y laborales.

 

 

Marie Lise Labonté es una reconocida psicoterapeuta, escritora y educadora canadiense que ha desarrollado su propio método, el MLC (Método de Liberación de las Corazas), basado en una búsqueda de muchos años y en su experimentación psicosomática y energética.

 

 

 

Tenemos un niño dentro de nosotros

 

G. Jung lo llama el niño del yo, el niño de nuestra personalidad, que carga con una herida de vida sin solucionar, una herida emocional que manipula el inconsciente del adulto en el que nos hemos convertido.

 

Ese niño es un arquetipo que representa la suma de las experiencias emocionales de nuestra infancia, ya sean agradables o desagradables.

 

 

Ese niño no se relaciona con un recuerdo bien preciso o con un periodo específico de nuestra vida, sino que es la representación de todas nuestras experiencias de la infancia, que han adquirido la forma de una estructura psíquica, de una representación simbólica; de una imagen inconsciente de nosotros mismos, influenciada por el inconsciente colectivo, familiar y personal.

 

 

El niño emocional es una parte inconsciente de nosotros, que nos mantiene en la infancia, incluso si aparentamos funcionar como adultos en el mundo. Se trata a menudo de la expresión de un amor infantil que manifestamos frente a los otros y ante nosotros mismos.

 

 

 

 

Algunas veces nos provoca reacciones de defensa, de protección, de desbordamiento emocional, en forma de «regresión infantil». Como si de repente el adulto de cuarenta y tres años que somos se expresara igual que un niño de seis años.

 

 

El niño interior, incluso si es inconsciente, puede imponerse en nuestra comunicación y llevarnos a nuestro pesar a proferir una expresión inadecuada que crea malestar, malentendidos y hasta violencia.

 

 

Página a página descubrirá cómo es su niño interior, cómo se presenta ante usted a través de sus comportamientos afectivos con usted mismo y con los demás. Cuando lo haya reconocido, le será más fácil identificarlo en ti mismo y en el otro, para una mayor armonización de sus relaciones de pareja, de trabajo y también en su relación parental.

 

 

Autor: Júlia Gonzalvez Ferrer

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *