La lectura perfecta para todas aquellas mujeres que han decidido romper con los cánones establecidos y ahora son libres

 

 

“Todas deberíamos ser Miranda”. Lecciones de vida de “Sexo en Nueva York”

Autoras: Chelsea Fairless & Lauren Garroni con ilustraciones de Carly Jean Andrews 

 

 

Cuando Sexo en Nueva York se estrenó, muchas mujeres negaban ser la Miranda de su grupo de amigas. Sin embargo, más de dos décadas después, nuestra sociedad finalmente se ha puesto al día con este icono progresista. Carrie pudo haber sido la It Girl a quien queríamos parecernos entonces, pero Miranda Hobbes es la heroína feminista que nos merecemos ahora.

 

 

Todas deberíamos ser Miranda destruye los estereotipos de lo que tiene que ser una mujer ideal y reivindica un tipo de mujer fuerte, centrada en su trabajo, pero también defensora de su vida personal y de su espacio, y que tiene muy claro que no tiene por qué aguantar “mierda” de nadie ni encajar en cánones en los que no se sienta cómoda.

 

 

Un libro de “autoayuda” lleno de humor agudo y mordaz, que hace un repaso a los momentos más icónicos de la serie y que a través de pequeños ensayos, test, ilustraciones y juegos, nos da una serie de lecciones para la vida.

 

 

 

 

 

 

¿QUÉ ES SER UNA MIRANDA?

 

Sea bueno o malo, la personalidad típica de una Miranda se caracteriza por un leve recelo hacia las normas estipuladas por la sociedad. Las Charlottes podrían etiquetarnos como pesimistas, pero ser realista en esta época de locura nos ha ayudado a mantener la poca dignidad que nos queda.

 

 

Este mecanismo de autodefensa no nos convierte en unas desalmadas, a pesar de lo que nuestros ex puedan proclamar al abandonarnos. Todo lo contrario, las Mirandas aman apasionadamente. Son muy atentas con nuestras amistades, a veces a costa de nuestra cordura.

 

 

De todos modos, aunque las Mirandas son leales, tampoco son tontas. Así que si tu mejor amiga necesita que se le llame la atención por quejarse sobre un drama con su pareja mientras tú padeces tortícolis, no dudes en hacerlo.

 

 

Tener autonomía en todos tus asuntos es primordial para una Miranda. Ser autosuficiente y auténtica en la vida es esencial para conservar la salud mental. Las Mirandas destinan mucho tiempo y esfuerzo en construir su mundo, así que no les apetece nada que venga alguien y les joda todo.

 

 

 

 

Algunas personas las criticarán por ser cautas, aunque, en realidad, no les asusta agarrar al toro por los cuernos si hace falta. Son capaces de adaptarnos a situaciones inesperadas, como un embarazo sorpresa o tenernos que mudar a Brooklyn.

 

 

Aunque no son capaces de controlar todo en nuestras vidas —no podemos llegar a todo—, sabemos cómo afrontar las adversidades. La clave de una Miranda que lleva el timón de su vida es priorizar las metas a largo plazo, en vez de caprichos que proporcionen una satisfacción inmediata.

 

 

Aunque comprar esos mocasines Gucci te siente bien, poseer una vivienda es incluso mejor. Si todavía no puedes, no decaigas. Las Mirandas son personas motivadas y resolutivas. Pueden conseguir lo que sea con tiempo, determinación y medicación para tratar la clamidia.

 

 

Autor: Júlia Gonzalvez Ferrer

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *