Consejos para curar la cicatriz de la cesárea

 

 

Los mejores tips para curarte la cicatriz tras un cesárea

 

 

Cada parto es completamente diferente, incluso, imprevisible. Por este motivo, cualquier parto puede derivar en una cesárea sin haberlo llegado a prever en ningún momento.

 

 

Esto no tiene porqué ser negativo, las cesáreas son cada vez más seguras. El único inconveniente es que la recuperación suele ser más larga, y que tendrás que tener unos cuidados para curarte bien la cicatriz.

 

 

Mientras estés en el hospital, recibirás ayuda constante para cuidar de tu bebé y podrás recuperarte mejor. Sin embargo, muchas mujeres se olvidan de sí mismas al llegar a casa. Algo que no debes hacer, ya que tu bebé te necesita fuerte y sana para que puedas cuidar de él.

 

 

 

Cómo curar la cicatriz de la cesárea

 

Tu médico te dará las recomendaciones oportunas para que cuides tu cicatriz post cesárea. Además de esas recomendaciones, no dejes de seguir estos consejos para que tu herida cure rápido y perfectamente.

Mantener la herida limpia

 

La higiene diaria es fundamental para evitar que la herida se infecte y se perjudique su recuperación.

 

 

Cada día, debes limpiar la herida con agua templada y con un jabón neutro. Recuerda secar muy bien la herida, utiliza una toalla limpia y seca la piel a pequeños toques, sin aplicar demasiada presión.

 

 

Deja la herida al aire libre unos minutos y coloca una gasa aséptica antes de vestirte.

 

 

 

Hidratación

A medida que la herida se vaya secando, notarás como comienza a picarte. Debes evitar rascarte a toda costa, o te quedará una cicatriz difícil de disimular.

 

 

Para evitar los picores, debes mantener la piel muy bien hidratada, tanto externa como internamente.

 

 

Utiliza cremas muy untuosas, a base de aceite a ser posible ya que son mucho más hidratantes. También debes tomar mucho agua cada día, para que tu cuerpo se mantenga bien hidratado desde el interior.

 

Evita hacer sobreesfuerzos

 

Ten mucho cuidado a la hora de realizar ciertos movimientos, especialmente aquellos en los que intervenga la zona afectada. Al agacharte para coger a tu bebé, procura doblar las rodillas y tener mucho cuidado con tu cicatriz.

 

 

Acude al médico si la herida comienza a sangrar o si ves que cambia su aspecto.

 

 

 

 

 

 

Imágenes: Pinterest

Autor: Toñy Torres

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *