¿Y si dios fuera mujer? 30 diosas de distintas mitologías para celebrar el poder de la feminidad

 

 

Un libro de ilustración en femenino

 

 

Yemayá, deidad superior del templo yoruba, es considerada la madre de todos los hijos de la Tierra; Freya, perteneciente a la mitología nórdica, siempre eligió libremente a quién amar; Isis, diosa de todos los dioses del Antiguo Egipto, protagonizó numerosas hazañas, incluida la resurrección de su esposo…

 

 

Madres, hijas, guerreras, sabias, protectoras, valientes, luchadoras: diosas. Sus nombres y sus poderes han sido a menudo menospreciados u olvidados, pero aquí están sus inspiradoras historias para que eso no vuelva a ocurrir.

 

 

 

 

Zeus, Ra, Odín, Loki… Ya conocemos su poder, sus hazañas, sus aventuras llenas de acción y emoción. Están en todas partes: libros, películas o videojuegos. Pero, ¿y qué hay de ellas? ¿Acaso sus historias no merecen ser contadas?

 

 

 

 

Ellas también lucharon, ellas también reinaron. Pero fueron olvidadas por la historia, y por nosotros. Diosas es un proyecto que surge durante el reto Inktober del año 2018. Andyn, la autora, quería visibilizar las vidas, leyendas y relatos de las muchísimas deidades femeninas que se veneraron a lo largo y ancho del mundo, desde los tiempos más remotos, hasta hoy.

 

 

Historias de valentía, lucha incansable, amor, protección, sabiduría y otros muchos dones que siempre han sido asignados única y exclusivamente a las figuras masculinas.

 

 

 

 

Podríamos pensar que la religión es cosa de hombres, podríamos pensar que cualquier creencia o mitología existe solo para oprimir a las mujeres, pero en realidad las mujeres fuertes, poderosas, aquellas que luchan por su independencia o por aquellos a quienes aman, han existido siempre, desde que el mundo es mundo y los humanos lo habitamos.

 

 

La historia las ha silenciado, las ha hecho desaparecer, convirtiéndolas en meros adornos y olvidando sus logros. Por eso está en nuestras manos recuperarlas.

 

 

 

 

 

Está en nuestras manos contar de nuevo sus leyendas, transmitir a nuestras hijas cómo estas mujeres lucharon por su libertad, cómo ignoraron las voces de los poderosos porque ellas mismas se sabían poderosas.

 

 

Es nuestro deber recordarlas, rescatarlas del olvido y hablar de la importancia y del poder que han tenido, tienen y tendrán en nuestra historia.

 

 

 

 

 

 

Autor: Júlia Gonzalvez Ferrer

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *