Drogas y disfunción eréctil: ¿están relacionadas?

 

 

¿Están relacionadas las drogas y la disfunción eréctil?

 

 

La disfunción eréctil es uno de los trastornos que se pueden manifestar durante el acto sexual.

 

 

Ocurre cuando la persona es incapaz de mantener una erección completa durante el acto sexual.

 

 

La persona puede someterse a un examen físico y también psicológico para descartar que esté pasando por un período de estrés o ansiedad y le esté provocando la disfunción eréctil.

 

 

Existen otras pruebas que el médico le puede practicar para saber las diferentes causas que pueden ser neurogénicas, endocrinológicas, provocada por medicamentos, por problemas vasculares, por otras enfermedades o inducidas por drogas.

 

 

¿Cómo afectan las drogas en la disfunción eréctil?

 

 

Al pensar en una relación entre drogas y disfunción eréctil es posible que pensemos en cocaína, heroína.

 

Sin embargo, existen otras drogas más populares que afectan a la sexualidad como ser el alcohol y el tabaco.

 

 

Además de tener un efecto negativo en nuestra salud, pueden manifestarse en el momento de mantener relaciones sexuales.

 

 

Algunos medicamentos como antidepresivos, hormonales, o de acción cardiovascular, pueden relacionarse con la disfunción eréctil.

 

 

Relación entre drogas y disfunción eréctil

 

 

Tabaco

 

Algunas personas se sienten más relajadas sexualmente y más seguras cuando fuman, lo que ocurre es que el tabaco es nocivo para la potencia sexual.

 

 

La nicotina tiene efectos adversos sobre el sistema circulatorio, algo esencial para una buena función sexual, por que dificulta la irrigación sanguínea.

 

 

Marihuana o cannabis

 

 

El caso de las mujeres provoca disminución de la lubricación vaginal. Su consumo continuo suele conducir al desinterés por el sexo según recientes hallazgos de laboratorio.

 

 

Otros estudios donde han experimentado con marihuana en animales, donde provoca en los machos reducción de testosterona en plasma, además de la producción de espermatozoides, y en las hembras inhibe la ovulación.

 

Cocaína

 

Si bien es cierto que se utiliza con frecuencia como un fuerte estimulante sexual, también se sabe que provoca en ocasiones trastornos como disfunción eréctil y priapismo.

 

 

Además de una pérdida importante del interés en el sexo.

 

 

Esteroides

 

Su consumo prolongado en el tiempo termina aumentando el tamaño de la próstata, disminuye el de los testículos, y causa problemas de erección.

 

El alcohol

 

Muchas personas tienen una visión justificada por su efecto desinhibidor, pero actúa como un potente depresor del sistema nervioso central y disminuye el funcionamiento de niveles superiores del cerebro.

 

 

Puede facilitar la aparición del impulso sexual, pero inhibir partes del sistema nervioso autónomo implicadas en la erección.

 

 

Eso dificulta mucho alcanzarla, y también la penetración y el coito.

 

 

Es fundamental adquirir hábitos saludables y acudir a terapia o buscar ayuda si tenemos problemas con nuestra vida sexual, o emocional y necesitamos drogas para superarlo.

 

 

Recordemos que mantener nuestra salud física y mental es primordial.

 

 

 

 

 

 

Imágenes: Cuidate plus, Tu blog de salud,msn.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *