Cigarrillos electrónicos y sus riesgos para la salud

 

Los riesgos de los cigarrillos electrónicos para la salud

 

 

Los cigarrillos electrónicos son dispositivos a batería que calientan una solución líquida que contiene nicotina (generalmente, no siempre) y la convierten en un vapor que se puede inhalar.

 

 

El uso de este tipo de cigarrillos es conocido como «vapear». Se parecen a los cigarrillos o pipas tradicionales, algunos parecen bolígrafos, memorias flash, otros tienen un diseño completamente diferente.

 

 

Se han vuelto muy populares y son utilizados tanto por los adolescentes como qué los adultos.

 

 

Realmente no son una buena alternativa para dejar de fumar.

 

 

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) publicó una advertencia sanitaria el 30 de agosto de 2019 donde le pide a la población que descontinúe el uso de cigarrillos electrónicos y de cualquier otro dispositivo del llamado «vapeo».

 

 

Un brote de una enfermedad grave del pulmón está ligado a esta práctica y ha ocasionado enfermedades graves y muertes en varios estados de los Estados Unidos.

 

 

 

¿Los cigarrillos electrónicos cómo actúan sobre la salud?

 

 

Estos cigarrillos no queman tabaco, muchos de los expertos que están estudiando el tema, están de acuerdo en que probablemente tengan menos efectos nocivos que los cigarrillos tradicionales.

 

 

Los cigarrillos electrónicos contienen sustancias nocivas como carcinógenos, sustancias químicas tóxicas, y el THC, ingrediente activo de la marihuana.

 

 

Aunque no contengan nicotina las otras sustancias químicas pueden irritar y dañar los pulmones, aunque no se sabe cuáles son los efectos a largo plazo de los cigarrillos que no contienen nicotina.

 

 

La acción sobre el cerebro sólo sería producida por los que contienen nicotina en el líquido del contenedor para vapeo.

 

 

¿Son adictivos los cigarrillos electrónicos?

 

Los que no contienen nicotina no producen adicción física.

 

 

Si se utilizan para sustituir el tabaco o para reducir su consumo, es importante saber que pueden mantener la adicción psicológica a la nicotina.

 

 

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) no aprueba los cigarrillos electrónicos como ayuda para dejar de

fumar.

 

 

Los expertos siguen aconsejando los métodos farmacológicos tradicionales como las mejores alternativas: (nicotina, bupropion y vareniclina).

 

 

Si un paciente opta por el cigarro electrónico, se le debería informarse y conocer antes de optar por ellos, sobre su eficacia y seguridad.

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes: Vanguardia, Estrategia y negocios.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *