¿Y si te entran dudas sentimentales durante los preparativos de la boda?

 

 

¿Es normal dudas sentimentales durante los preparativos de boda?

 

 

Aunque mucha gente no lo considere así, dar el paso de casarse es algo importante y que hay que pensar muy bien. Antes, las bodas tenían mayor trascendencia porque nadie hacía una convivencia previa, y porque era para toda la vida, sí o sí.

 

 

Sin embargo, aunque actualmente el sentimiento de una boda es más moderno, no hay por qué considerarlo menos importante.

 

 

Es decir, si no te sientes segura a la hora de contraer matrimonio, no pienses que se puede deshacer, simplemente, no des el paso, porque es algo importante, y es mejor arrepentirse a tiempo.

 

 

Hoy hablamos de las dudas sentimentales que pueden surgir durante los preparativos y la organización de una boda, y qué hacer al respecto.

 

 

Está claro que durante la organización de un momento tan importante y bonito puede haber roces y tensiones.

 

 

Con la propia pareja, con la familia, con el lugar donde va a realizarse la boda en cuestión, con los proveedores… Sin embargo, una cosa es que haya pequeños momentos de estrés, y otra muy distinta es que dudes de los sentimientos y del paso que vas a dar.

 

 

Puede que sea algo puntual, pero si lo piensas cada día y el momento de la boda te produce nervios, pero no de los buenos, sino hacia tu pareja, es el momento de pararse a pensar qué estamos haciendo. Sí, puede ser una faena cancelar una boda, pero lo importante en esta vida es ser claro y feliz.

 

 

 

 

Y no solo pienses en tu propia felicidad, también en la de tu pareja, que se merece que la persona que se quiera casar lo haga convencida.

 

 

Si crees que no es la persona, si crees que no tiene futuro, si te das cuenta de que estás dando el paso ‘porque toca’, si lo haces por él, por tu familia o por el qué dirán, es el momento de parar.

 

 

Y darte cuenta de que tú no quieres eso. Y sí, puedes haber dado la señal del vestido, del restaurante o de la luna de miel.

 

 

Pero si dudas profundamente de tus sentimientos hay algo que está claro: y es que tú no te quieres casar con esa persona. Porque si quisieras de verdad, no tendrías ni la más mínima duda.

 

 

Y no pasa nada, porque lo importante es reconocer lo que nos sucede y ser honestos con nosotros mismos.

 

 

 

 

Imágenes: Pinterest, vk.com. 

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *