Infertilidad: tú eres tu mejor aliada

 

Enfréntate a la infertilidad

 

 

Navidad, tiempo de sueños, de ilusiones, de nuevos propósitos. Para muchas mujeres la maternidad es el gran objetivo de su vida, sin importarles lo sacrificado que son, en ocasiones, el esfuerzo físico y los cambios de vida que conllevan el embarazo, el parto y esos primeros meses de vida del bebé tan absorbentes.

 

 

Esa exigencia y ese desgaste se multiplican cuando el bebé no llega de manera natural y tenemos que recurrir a la ayuda médica. Afortunadamente, la gran evolución de las técnicas de reproducción asistida supone un salvavidas para muchas personas, a las que también ayudan los donantes de material reproductivo, de óvulos y semen.

 

 

Hay que recordar que el porcentaje de éxito aumenta cada día en Fecundación In Vitro, Inseminación Artificial y también gracias a la Vitrificación de Óvulos. En las clínicas especializadas, tras un estudio de cada caso, se explica al paciente qué procedimiento le conviene, qué pasos son los que se tienen que seguir y qué puede esperar.

 

 

 

 

 

Pero aunque nos encontramos ante un problema médico, con un tratamiento científico, el enfoque humano es absolutamente relevante y por eso el estado de ánimo, la confianza y la actitud, aunque no son concluyentes son vitales.

 

 

Por este motivo, en las clínicas contamos con profesionales de apoyo psicológico asociados que sirven de guía y bastón si es preciso en los malos momentos y también para estimular la confianza en una misma y en la pareja.

 

 

El apoyo familiar y de los amigos es clave también este sentido, sobre todo si se recibe una mala noticia durante la llamada betaespera ( el periodo desde que se comienza un tratamiento hasta que se conoce si es positivo el resultado). En este sentido, estos días navideños pueden ser un buen momento, ya que se está acompañado de las personas queridas.

 

 

 

 

 

Pero, sobre todo, tú eres tu mejor aliada en este proceso. Cuídate y quiérete. Es importante que te veas bien frente al espejo y te gustes. La alimentación sana, la vida activa y el deporte serán importantes para vencer los nervios. Los doctores que lleven tu caso te explicarán qué actividades deportivas puedes o no realizar y si necesitas algún suplemento vitamínico.

 

 

Por último, deja atrás cualquier sentimiento de culpabilidad y fomenta los aspectos de tu vida diaria que más te gusten: hobbies, actividades, salidas en pareja y con amigos…Un tratamiento de fertilidad no debe ser vivido como una enfermedad, sino como una nueva oportunidad. Afrontarlo con una sonrisa ayuda a mantener la esperanza.

 

 

 

 

 

Fulvia Mancini es directora médica de Clínicas Eva

 

 

 

 

 

 

Imágenes: mejorconsalud.com, plenilunia.com. 

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *