Propósitos de año nuevo, mejor con motivación intrínseca

 

 

Los propósitos de año nuevo

 

 

Cuando hablamos de motivación intrínseca nos referimos a la satisfacción que nos proporciona la realización de ciertas actividades por el mero hecho de llevarlas a cabo, sin necesidad de estímulos exteriores.

 

 

Es decir, que cuando realicemos ésta o aquella actividad estemos ya recibiendo nuestra recompensa; por ejemplo practicar un deporte por el simple placer de hacerlo sin que medie premio alguno.

 

 

Si aplicamos este concepto a la psicología, diríamos que lo que nos motiva a seguir, a cambiar, a transformar nuestras vidas se encuentra en nuestro interior y es ahí donde debemos buscarlo.

 

 

En este tiempo en el que nos ponemos metas, buscamos propósitos con los que mejorar nuestro bienestar personal, la motivación intrínseca nos sirve como refuerzo y preparación para los cambios que puedan llegar.

 

 

Un cambio o cambios que, sin duda llegarán mejor de la mano de estas cinco claves:

 

 

Fija las metas, defínelas y ponles fecha

 

Siéntate , coge papel y bolígrafo y escríbelas de tu puño y letra. Concreta el propósito y ponle fecha de inicio, así como la periodicidad de cumplimiento, si se trata de una tarea.

 

 

Por ejemplo: ampliar mis estudios de inglés. Apuntarme a una academia. Comenzar el próximo 1 de febrero. Se trata de evitar ambigüedades como “ ser más estudioso”.

 

Visualiza tu objetivo

 

Las emociones positivas son las que nos mueven a la acción, así que visualízate llevando a cabo tus objetivos y sintiendo la felicidad del propósito cumplido.

 

 

Si tu esfuerzo va a ir encaminado a ahorrar dinero para las vacaciones, imagínate ya sentada, volando hacia tu destino dentro del mismo avión.

 

 

No te castigues si fallas

 

Si has incumplido el propósito, continúa esforzándote, no tires todo por la borda. Un fallo puntual no es un fracaso definitivo, a no ser que decidas saltarte las reglas o reinventarlas según tus conveniencias continuamente.

 

 

El compromiso con tu objetivo te mantendrá en la acción.

 

Piensa en positivo

 

Te será difícil conseguir algo si tu estado general está teñido de negatividad. Tienes que aprender (este consejo es esencial) a mirar en tu interior y a utilizar las herramientas que te ayuden a gestionar tu relación con el entorno de forma positiva.

 

Crea hábitos para mantener la motivación

 

Es muy difícil mantener la motivación, por lo que no hay que confiarse. Los resultados que vayamos obteniendo nos ayudarán a mantenernos optimistas y con ganas de persistir en el empeño.

 

 

Si nuestro propósito es mantener la línea, pesarnos y ver que todo funciona seremos más persistentes en el empeño.

 

 

Puede ocurrir que, a pesar de mantenernos muy enfocados en nuestro objetivo, no consigamos resultados. Es posible, que necesitemos ayuda externa y, en estos casos, un apoyo profesional puede ser el del psicólogo-coach.

 

 

Este profesional te ayudará a afrontar los obstáculos que se van a presentar, que pueden encontrarse en la base misma de nuestros deseos, puesto que muchas veces “no estamos seguros de lo que queremos ni de a donde podemos llegar”.

 

 

A través del coaching podremos conocernos mejor, ganar confianza ,mejorar la autoestima y, por lo tanto, tomar las riendas de nuestra vida.

 

 

 

Pilar Conde es directora técnica de Clínicas Origen

 

 

 

 

 

Imágenes: okchicas.com.

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *