Deseo sexual: ¿cómo recuperarlo en relaciones de años?

 

 

Cómo recuperar el deseo sexual en las relaciones largas

 

 

Existen muchas razones que pueden influir para que la falta de deseo sexual y la apatía se apoderan de tu vida.

 

 

El estrés y el exceso de preocupación, la falta de comunicación en la pareja, la rutina, el paso de los años, problemas personales, son algunas de ellas.

 

 

Para definir lo que entendemos por deseo sexual podríamos decir que es un estado interno de la persona que se ve impulsada a la búsqueda de contacto e interacción sexual.

 

 

Debemos de tener expectativas realistas, ya que el nivel de deseo sexual no es estable, ni frecuente, independientemente de los cambios en la relación.

 

 

El primer paso es analizar si hay algún factor que interfiera de manera negativa o esté bloquéandonos. 

 

 

Ellos podrían ser: malestar personal, problemas en la pareja, experiencias eróticas previas negativas, trastornos de salud, apatía, estrés, depresión, etc.

 

 

Tampoco se puede forzar, ni quedarse de brazos cruzados, el deseo hay que cultivarlo e ir por él.

 

 

¿Cómo recuperar el deseo sexual?

 

 

Buscar formas de acercamiento

 

Muchas veces la vida cotidiana está plagada de exigencias y junto con la rutina diaria no dejan espacio para la libido.

 

 

Cuando la rutina invade la relación sexual de la pareja puede verse afectada y aparecen las diferencias en cuanto al deseo hacia el otro.

 

 

Buscar nuevas formas de acercamiento mensajes, algo con un tono picante, llamadas sorpresas, salidas, para rescatar tiempo para estar solos.

 

Agregar estímulos

 

Muchas veces la pérdida del apetito sexual está relacionada con la falta de estímulos.

 

 

Los sexólogos aconsejan alimentar la inspiración y la fantasía a través de lectura erótica, películas, de esa manera se estimula el cerebro. Tengamos en cuenta que es el órgano principal donde se generan las apetencias sexuales.

Probar cosas nuevas

 

Muchas veces la rutina lleva a la inapetencia, por lo tanto, hay que poner mucha imaginación y probar cosas nuevas.

 

 

Hoy en día tenemos gran variedad de juegos on-line, juguetes eróticos, disfraces, que ayudan a despertar el apetito sexual y experimentar nuevas sensaciones realmente placenteras.

 

Masturbarse

 

Es imprescindible para conocer tu cuerpo y saber dónde están tus zonas más placenteras. Solamente cuando uno se ama a sí mismo es capaz de amar a los demás.

 

 

Esta es una práctica erótica como cualquier otra, sería muy bueno que la agregaras en tu vida, a modo de un cuidado y un amor hacia ti mismo.

 

 

El deseo sexual siempre tiene altibajos y es absolutamente normal, si se repite en el tiempo deberías consultar con un experto en el tema.

 

 

 

 

 

 

Imágenes: Boston Medical Group, La Vanguardia .

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *