Tanofobia: ¿Qué es?

 

¿Sabes qué es la tanofobia?

 

La tanofobia es un miedo irracional al sol y supone un problema para quienes lo padecen ya que renuncian a los beneficios importantes que nos proporciona el astro rey.

 

 

Es sabido que una exposición prolongada a los rayos solares puede ser peligrosa, se ha asociado con el cáncer de piel y otras patologías, pero el sol concede al ser humano dosis importantes de vitamina D, fundamental para mantener en equilibrio nuestros órganos y sistemas.

 

 

Esas personas están obsesionadas con protegerse del sol utilizando sombrero, gafas, ropa especial para filtrar la radiación ultravioleta sin dejar la piel expuesta ni un centímetro. Sin embargo, esa obsesión por la protección solar puede traer consecuencias graves.

 

 

¿Qué repercusiones puede traer la tanofobia?

 

Puede causar enfermedades

 

La no exposición al sol puede traernos carencia de vitamina D, como consecuencia problemas en los huesos pierden densidad y se vuelven más débiles.

 

También hay que recordar que una exposición moderada al sol es beneficioso para enfermedades como psoriasis, tuberculosis, o como factor protector frente al cáncer de piel.

 

Repercusiones en la vida afectiva y social

 

Las personas que sufren tanofobia se ven obligados a recluirse en casa y puede derivar en un aislamiento social importante al no querer estar expuestos a horas de luz.

 

 

Por lo tanto, necesitan un tratamiento psicológico para conseguir una total recuperación.

 

 

Trastorno social que se asocia con la ansiedad

 

Presentan cuadros típicos de ansiedad como dolor de cabeza, sudoración, sequedad bucal, cuando saben que tienen que salir a la calle o a plena luz del día.

 

 

La tanofobia es lo contrario a la tanorexia: obsesión por conseguir una piel más y más bronceada. En este caso los riesgos también son muchos, ya que puede producir un envejecimiento prematuro, arrugas, melanoma, manchas.

 

 

Ninguna de las dos posiciones es buena ya que cualquiera de los dos extremos puede traer problemas de diversa índole.

 

Importante

 

Según los expertos es suficiente exponerse al sol alrededor de 15 minutos tres veces por semana para conseguir los niveles adecuados de vitamina D en el organismo.

 

 

La tanofobia se convierte en una auténtica obsesión para los afectados que ni siquiera durante ese breve espacio de tiempo permanecen bajo los rayos solares.

 

 

Es importante que esas personas realicen un tratamiento psicológico para conseguir la total recuperación y no ver afectada su salud física y mental.

 

 

 

 

 

 

Imágenes: Psique Psicólogos, elle.com, informe21.com.  

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *