Dolor físico y ansiedad: ¿están relacionados?

 

¿Existe relación entre el dolor físico y la ansiedad?

 

La relación entre la mente y el cuerpo es bien clara, muchos problemas psicológicos pueden provocar dolor físico, de la misma manera que las enfermedades físicas influyen en nuestro estado de ánimo y provocan miedo y preocupación.

 

 

 

Según un estudio realizado por la Asociación Americana de Psiquiatría, el 60% de los pacientes con ansiedad también padecen de dolor físico, en el 80% de esos casos también hay depresión.

 

 

¿La ansiedad y el dolor de qué manera se relacionan?

 

 

Cuando padeces ansiedad frecuentemente experimentas dolores de espalda, cuello, u otros síntomas físicos como trastornos digestivos, problemas de estómago, dolor de cabeza, entre otros malestares. El estilo de vida que llevamos es propenso al estrés y a la ansiedad con sus correspondientes consecuencias físicas.

 

 

 

Es normal sentir un poco de ansiedad cuando nos enfrentamos a una situación de peligro o angustia real, o imaginaria. Cuando esa situación desaparece deberían desaparecer los síntomas, sin embargo, no siempre ocurre de esa manera.

 

 

 

Si el malestar interfiere con las actividades diarias y no se puede controlar es un trastorno de ansiedad que requiere un tratamiento médico.

 

 

Dolores físicos relacionados con la ansiedad

 

Los más comunes son: dolor de espalda, cuello, cabeza, dolor punzante, musculares, de cabeza, en el pecho, estomacales.

 

 

Ese tipo de dolores se sienten porque la ansiedad hace que los músculos se tensen y lleven a experimentar dolor muscular, además de la sensación de sobrecarga y contracturas que se concentran en la espalda y cuello.

 

 

Recomendaciones para mejorar la situación

 

  • Cambia tu estilo de vida y adopta una alimentación sana y equilibrada.
  • Comienza a practicar ejercicio físico, 30 minutos de caminata por día es saludable, gratis y ayuda a bajar la ansiedad y el estrés. Además, te oxigenarás mejor y te ayudará a dormir.
  • Realiza alguna técnica de relajación como escuchar música para aflojarte y liberar tensiones.
  • Existen infinidad en Internet, puede ser: sonidos de la naturaleza, mar, lluvia y truenos, fuego, ideales para lograr bajar la ansiedad, tanto en el cuerpo como la mente.

 

 

Si luego de estas prácticas la ansiedad no mejora y el dolor no mejora, deberías consultar con un profesional.

 

 

Éste podrá aconsejar la técnica adecuada para que puedas gestionar tus emociones y no padecer el dolor físico.

 

 

 

 

 

Imágenes: Periodismo en línea, Clikisalud,Pinterest, freepik.com. 

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *